Ga direct naar inhoud

Guía de nuestro chalet

Pilar

Guía de nuestro chalet

Monumentos históricos
Monumentos que puedes ver en los alrededores, muy cerca de ti.
Situada en Catadau, esta iglesia está dedicada a San Pedro Apóstol. En 1535 fue designada rectoría de moriscos. El primitivo templo fue construido sobre el solar de una mezquita, posteriormente en 1730 fue edificado otro, destruido en 1936 en el que además se queman las imágenes en la plaza, siendo levantado posteriormente de nueva planta el actual. Está ubicada próxima al Ayuntamiento, en los inicios de la calle Mayor.
Parroquia San Pedro Apóstol
9 Carrer de l'Església
Situada en Catadau, esta iglesia está dedicada a San Pedro Apóstol. En 1535 fue designada rectoría de moriscos. El primitivo templo fue construido sobre el solar de una mezquita, posteriormente en 1730 fue edificado otro, destruido en 1936 en el que además se queman las imágenes en la plaza, siendo levantado posteriormente de nueva planta el actual. Está ubicada próxima al Ayuntamiento, en los inicios de la calle Mayor.
La torre del castillo se halla en la parte más alta de la población, frente al río Magro y concretamente en el número 7 de la Plaza de Dalt, rodeada y encajonada por viviendas particulares que la ocultan parcialmente. Declarado Bien de Interés Cultural, del que fuera castillo de Alfarb sólo queda una sólida torre rectangular, en relativo buen estado, construida a base de argamasa y mampostería. En su base se aprecian varias lápidas con inscripciones latinas (en una de ellas puede leerse 'Hercule Invicto'), lo que hace pensar en un posible origen romano, aunque lo más probable es que se trate de material antiguo de otra procedencia utilizado para esta obra. Casi con toda probabilidad debe ser una construcción islámica, a tenor de la técnica constructiva, aunque no puede descartarse el que fuera una edificación feudal que utilizara materiales y mano de obra musulmana. Igualmente, sólo podemos hacer conjeturas sobre el aspecto y tamaño del castillo al que pertenecía esta torre; debió tratarse de una pequeña fortificación que defendería la alquería y sus habitantes.
Carrer del Castell
La torre del castillo se halla en la parte más alta de la población, frente al río Magro y concretamente en el número 7 de la Plaza de Dalt, rodeada y encajonada por viviendas particulares que la ocultan parcialmente. Declarado Bien de Interés Cultural, del que fuera castillo de Alfarb sólo queda una sólida torre rectangular, en relativo buen estado, construida a base de argamasa y mampostería. En su base se aprecian varias lápidas con inscripciones latinas (en una de ellas puede leerse 'Hercule Invicto'), lo que hace pensar en un posible origen romano, aunque lo más probable es que se trate de material antiguo de otra procedencia utilizado para esta obra. Casi con toda probabilidad debe ser una construcción islámica, a tenor de la técnica constructiva, aunque no puede descartarse el que fuera una edificación feudal que utilizara materiales y mano de obra musulmana. Igualmente, sólo podemos hacer conjeturas sobre el aspecto y tamaño del castillo al que pertenecía esta torre; debió tratarse de una pequeña fortificación que defendería la alquería y sus habitantes.
La iglesia San Jaime Apóstol de Alfarp, es una construcción del siglo XVIII, está ubicada sobre una antigua iglesia dedicada a Santa María, en el libro publicado por el Ayuntamiento de Llombai, titulado “Marquesado de Llombay” aparece: allá por el año 1600, la parroquia de Alfarp está dedicada a Santa María y es pobre de solemnidad al igual que sus pobladores. En las obras de restauración del vestíbulo en 1963, aparecieron restos de una edificación más antigua, que por desgracia volvieron a desaparecer bajo los cimientos del nuevo pórtico. No es posible demostrar con la documentación que posee la parroquia, la fecha de construcción del nuevo edificio, a pesar de esto, con motivo de la reforma de la fachada apareció en una piedra ubicada en un lateral de la ventana del coro los siguientes números “1699”, y se sabe de la costumbre de poner la fecha de las edificaciones en la última piedra, y perfectamente podría ser esta. El patrón es San Jaime Apóstol del cual se poseen tres imágenes, una en su representación de peregrino, que se encuentra en el altar mayor, obra del escultor Octavio Vicent, otra de San Jaime con el caballo (el guerrero) del escultor Vicente Rodilla, situado en la capilla de Santa Teresa, y otra de mármol blanco situada en la capilla que se encuentra presidiendo la fachada de la iglesia parroquial incorporada en 1985. La iglesia ha sufrido varias modificaciones a lo largo de los años, pero la más significativa se produce en 1931, cuando se contrataron unos pintores que decoraron los blancos y negros que hasta entonces había en las paredes y bóvedas revistiéndolas con yeso y pintándolas, dándole el aspecto que todavía hoy conserva. Antes de la guerra civil, la iglesia tenía los siguientes altares según se desprende del inventario de los bienes de la parroquia del año 1943, en la cual el párroco hace una relación de cómo era la iglesia aproximadamente antes del 1936: San Jaime Apóstol, Corazón de Jesús, Niño Jesús, Virgen de los Dolores, Virgen de los Desamparados, Virgen de la Aurora, San José, San Vicente Ferrer, Sepulcro y la Beata Inés. Después de la guerra civil, y debido al asalto sufrido el 24 de julio de 1936, todos los santos ornamentales y bienes de la parroquia, son destruidos o desaparecen, la iglesia estaba completamente vacía, pero al inventario de la parroquia del año 1955, aparecen las siguientes esculturas: Las dos imágenes de San Jaime, El Corazón de Jesús (realizada por José Casanova y regalada a la iglesia por “cura-ecónomo” D. José Lliso), la Purísima (del escultor Octavio Vicent), La Dolorosa (del escultor Vicente Rodilla). Los murales que adornan en la actualidad la iglesia, fueron realizados por Francisco Calvo Añó (Paco Calvo), estimado vecino del pueblo y famoso pintor.
Iglesia San Jaime Apóstol
3 Plaça de l'Església
La iglesia San Jaime Apóstol de Alfarp, es una construcción del siglo XVIII, está ubicada sobre una antigua iglesia dedicada a Santa María, en el libro publicado por el Ayuntamiento de Llombai, titulado “Marquesado de Llombay” aparece: allá por el año 1600, la parroquia de Alfarp está dedicada a Santa María y es pobre de solemnidad al igual que sus pobladores. En las obras de restauración del vestíbulo en 1963, aparecieron restos de una edificación más antigua, que por desgracia volvieron a desaparecer bajo los cimientos del nuevo pórtico. No es posible demostrar con la documentación que posee la parroquia, la fecha de construcción del nuevo edificio, a pesar de esto, con motivo de la reforma de la fachada apareció en una piedra ubicada en un lateral de la ventana del coro los siguientes números “1699”, y se sabe de la costumbre de poner la fecha de las edificaciones en la última piedra, y perfectamente podría ser esta. El patrón es San Jaime Apóstol del cual se poseen tres imágenes, una en su representación de peregrino, que se encuentra en el altar mayor, obra del escultor Octavio Vicent, otra de San Jaime con el caballo (el guerrero) del escultor Vicente Rodilla, situado en la capilla de Santa Teresa, y otra de mármol blanco situada en la capilla que se encuentra presidiendo la fachada de la iglesia parroquial incorporada en 1985. La iglesia ha sufrido varias modificaciones a lo largo de los años, pero la más significativa se produce en 1931, cuando se contrataron unos pintores que decoraron los blancos y negros que hasta entonces había en las paredes y bóvedas revistiéndolas con yeso y pintándolas, dándole el aspecto que todavía hoy conserva. Antes de la guerra civil, la iglesia tenía los siguientes altares según se desprende del inventario de los bienes de la parroquia del año 1943, en la cual el párroco hace una relación de cómo era la iglesia aproximadamente antes del 1936: San Jaime Apóstol, Corazón de Jesús, Niño Jesús, Virgen de los Dolores, Virgen de los Desamparados, Virgen de la Aurora, San José, San Vicente Ferrer, Sepulcro y la Beata Inés. Después de la guerra civil, y debido al asalto sufrido el 24 de julio de 1936, todos los santos ornamentales y bienes de la parroquia, son destruidos o desaparecen, la iglesia estaba completamente vacía, pero al inventario de la parroquia del año 1955, aparecen las siguientes esculturas: Las dos imágenes de San Jaime, El Corazón de Jesús (realizada por José Casanova y regalada a la iglesia por “cura-ecónomo” D. José Lliso), la Purísima (del escultor Octavio Vicent), La Dolorosa (del escultor Vicente Rodilla). Los murales que adornan en la actualidad la iglesia, fueron realizados por Francisco Calvo Añó (Paco Calvo), estimado vecino del pueblo y famoso pintor.
El castillo de Alèdua, en el término municipal de Llombai, en la provincia de Valencia, es una fortaleza árabe construida probablemente a finales del siglo XII, y situada sobre una colina a la izquierda del río Magro, y a unos 4 kilómetros al este del núcleo urbano, en el despoblado de Aledua.
Castell d'Alèdua
El castillo de Alèdua, en el término municipal de Llombai, en la provincia de Valencia, es una fortaleza árabe construida probablemente a finales del siglo XII, y situada sobre una colina a la izquierda del río Magro, y a unos 4 kilómetros al este del núcleo urbano, en el despoblado de Aledua.
Fundada por el obispo Ramon Gastó el 1329, nombraba vicarios a Catadau, Alfarb y antiguo Castillo de Aledua, y estaba dedicada a los Santos Juanes. Este templo fue integrado en el convento de los dominicos, vestido en 1543, por bula del papa Pablo III (Alessandro Farnese) de 3-XII-1544, teniendo el ámbito jurisdiccional hasta Alzira, Bunyol, Alginet y Montserrat de Alcalá. El primer prior fue el santo Francisco de Borja y de Aragón, Primer Marquès de Llombai, creador del noviciado, convento y nuevo templo, en memoria de su matrimonio con Elionor de Castro, dama portuguesa De la emperatriz Isabel. Del gótico aún conserva la cubierta con vuelta de nervadura simple y corazón, en la misma planta, de una sola nave, tipo valenciano rural, recubierta el s. XVII por esgrafiado barroco, con escudos y cerámica, quitada y repuesta en parte tiempo después. El presbiterio fue pintado por Cardells, todo alrededor de la Sta. Cruz. Hay obras de Llanos, Gil, Salas, Teruel, escuela de López, Bonete, Bonacho, y otros. Capilla hecha el 1671, con motivo de la canonización de san Francisco de Borja por Inocencio X, de una planta de cruz latina con cúpula enrasada en tripa y teja árabe azul. Los restos del claustro son importantes, de ladrillo con vuelta baja de arista mamposteada. Fue estudio general de los dominicos, por donde pasaron predicadores reconocidos y teólogos afamados: san Juan de Ribera, San Luís Bertrán, el beato Juan Micó, fray Tomàs Maluenda, etc., y como noviciado funcionó hasta el 25-VII-1835, cuando fue disuelta la comunidad. El año 1850 el alcalde dio el templo al arzobispado, mediante el rector Francisco Pérez ante el notario Juan C. Espert. Recientemente ha sido restaurado el templo, claustro, torre, y sótanos.
Parroquia Santa Cruz
32 Carrer Major
Fundada por el obispo Ramon Gastó el 1329, nombraba vicarios a Catadau, Alfarb y antiguo Castillo de Aledua, y estaba dedicada a los Santos Juanes. Este templo fue integrado en el convento de los dominicos, vestido en 1543, por bula del papa Pablo III (Alessandro Farnese) de 3-XII-1544, teniendo el ámbito jurisdiccional hasta Alzira, Bunyol, Alginet y Montserrat de Alcalá. El primer prior fue el santo Francisco de Borja y de Aragón, Primer Marquès de Llombai, creador del noviciado, convento y nuevo templo, en memoria de su matrimonio con Elionor de Castro, dama portuguesa De la emperatriz Isabel. Del gótico aún conserva la cubierta con vuelta de nervadura simple y corazón, en la misma planta, de una sola nave, tipo valenciano rural, recubierta el s. XVII por esgrafiado barroco, con escudos y cerámica, quitada y repuesta en parte tiempo después. El presbiterio fue pintado por Cardells, todo alrededor de la Sta. Cruz. Hay obras de Llanos, Gil, Salas, Teruel, escuela de López, Bonete, Bonacho, y otros. Capilla hecha el 1671, con motivo de la canonización de san Francisco de Borja por Inocencio X, de una planta de cruz latina con cúpula enrasada en tripa y teja árabe azul. Los restos del claustro son importantes, de ladrillo con vuelta baja de arista mamposteada. Fue estudio general de los dominicos, por donde pasaron predicadores reconocidos y teólogos afamados: san Juan de Ribera, San Luís Bertrán, el beato Juan Micó, fray Tomàs Maluenda, etc., y como noviciado funcionó hasta el 25-VII-1835, cuando fue disuelta la comunidad. El año 1850 el alcalde dio el templo al arzobispado, mediante el rector Francisco Pérez ante el notario Juan C. Espert. Recientemente ha sido restaurado el templo, claustro, torre, y sótanos.
Rutas y naturaleza
Rutas para practicar senderismo o para hacer en bicicleta por nuestros montes y montañas.
El Paraje Natural Municipal Els Cerros, con una superficie de 255,92 ha, se localiza en el término municipal de Llombai en la provincia de Valencia. El valor paisajístico de Els Cerros es especialmente destacable en el ámbito del término municipal de Llombai, dado que constituye un espacio arbolado enclavado en una zona de cultivos y circundado por el río Magro. Dentro de sus valores naturales destacables se encuentra la Cueva de les Meravelles, que es una de las diez cuevas más importantes de la Comunidad Valenciana, por ser refugio de diversas e interesantes poblaciones de murciélagos. Merece destacar la presencia del murciélago de cueva y del murciélago de herradura mediterráneo, que son la primera y segunda en importancia de la Comunidad Valenciana, con el valor adicional de que de la segunda solamente se conocen once poblaciones más en la Comunidad. También destacan las poblaciones del murciélago patudo y del murciélago mediano de herradura, especies catalogadas en la Lista roja Española como en peligro de extinción. La vegetación presenta un buen estado de conservación, ya que se trata de un monte que, por fortuna, ha sido preservado de los incendios forestales en los últimos tiempos, por lo que cuenta con una cubierta de pinar adulto bastante homogénea. Además de la Cueva de les Meravelles, en el enclave se hallan tres cavidades más de interés; se trata de una sima y dos abrigos que se encuentran en la zona denominada la Tailaia. También es destacable el importante patrimonio arqueológico que alberga y que se centra en los yacimientos descubiertos en la Tailaia y en la Cueva de les Meravelles.
Els Cerros
El Paraje Natural Municipal Els Cerros, con una superficie de 255,92 ha, se localiza en el término municipal de Llombai en la provincia de Valencia. El valor paisajístico de Els Cerros es especialmente destacable en el ámbito del término municipal de Llombai, dado que constituye un espacio arbolado enclavado en una zona de cultivos y circundado por el río Magro. Dentro de sus valores naturales destacables se encuentra la Cueva de les Meravelles, que es una de las diez cuevas más importantes de la Comunidad Valenciana, por ser refugio de diversas e interesantes poblaciones de murciélagos. Merece destacar la presencia del murciélago de cueva y del murciélago de herradura mediterráneo, que son la primera y segunda en importancia de la Comunidad Valenciana, con el valor adicional de que de la segunda solamente se conocen once poblaciones más en la Comunidad. También destacan las poblaciones del murciélago patudo y del murciélago mediano de herradura, especies catalogadas en la Lista roja Española como en peligro de extinción. La vegetación presenta un buen estado de conservación, ya que se trata de un monte que, por fortuna, ha sido preservado de los incendios forestales en los últimos tiempos, por lo que cuenta con una cubierta de pinar adulto bastante homogénea. Además de la Cueva de les Meravelles, en el enclave se hallan tres cavidades más de interés; se trata de una sima y dos abrigos que se encuentran en la zona denominada la Tailaia. También es destacable el importante patrimonio arqueológico que alberga y que se centra en los yacimientos descubiertos en la Tailaia y en la Cueva de les Meravelles.
El Tello es un Paraje Natural Municipal situado en el monte del mismo nombre, en el término municipal de Llombai en la provincia de Valencia. Fue declarado Paraje Natural Municipal por Acuerdo del Consejo de la Generalidad Valenciana de fecha 6 de mayo de 2005. Ocupa una extensión de 1.065,31ha, abarcando el monte de El Tello (361m) y terrenos colindantes. La vegetación de la zona se compone de pinar, monte bajo y cultivos de secano. En este paraje se encuentra el Castillo de Aledua, declarado Bien de Interés Cultural.
El Tello
El Tello es un Paraje Natural Municipal situado en el monte del mismo nombre, en el término municipal de Llombai en la provincia de Valencia. Fue declarado Paraje Natural Municipal por Acuerdo del Consejo de la Generalidad Valenciana de fecha 6 de mayo de 2005. Ocupa una extensión de 1.065,31ha, abarcando el monte de El Tello (361m) y terrenos colindantes. La vegetación de la zona se compone de pinar, monte bajo y cultivos de secano. En este paraje se encuentra el Castillo de Aledua, declarado Bien de Interés Cultural.
En las cercanías de Catadau se alza la ermita de Santa Bárbara, construida en 1974. No obstante, la original se encuentra en la colina de Matamón, donde actualmente se encuentra una gran cruz que se ve desde el pueblo. Los escasos vestigios que han sobrevivido de la antigua Ermita de Santa Bàrbara permanecen dispersos en la cima del monte Quencall o Quencal, en el llamado Alt del Trencall (vértice geodésico, 506 m), en las proximidades del punto donde confluyen los términos municipales de Catadau, Tous y Carlet. El Quencall es el punto de mayor altitud de las Lomas de Matamon, por lo que constituye un extraordinario balcón sobre la Ribera. También se encuentra cerca la conocida como Cueva del Infierno, ya en el término de Tous. Aunque su emplazamiento es fácil de identificar pues aquí se levantó en 2011 una gran cruz metálica de 12 m de altura -la Creu del Matamon, que sustituyó a otra colocada en 1998- visible desde mucha distancia, llegar hasta esta cima es algo complicado ya que sólo se puede acceder por senderos de montaña no siempre bien señalizados. Existen varias rutas, pero la más cómoda es la que parte del término de Carlet; aun así se tardan unas dos horas en completar el recorrido. Desconocemos la fecha de construcción de esta ermita y los motivos por los que quedó abandonada y arruinada, aunque suponemos que se debió a su difícil acceso y a lo remoto de su emplazamiento, expuesto a los agentes atmosféricos. Esta ubicación vino justificada al ser Santa Bárbara protectora contra las tormentas y granizadas que tanto temen los agricultores de la comarca, y existía una tradición popular que aseguraba que las granizadas se formaban sobre Matamon, convertido así en un auténtico barómetro natural ya que en la zona se asegura que "núvols en Matamon, pluja segura" (nubes en Matamon, lluvia segura). A principios del siglo XX ya estaba totalmente arruinada, aunque aún se mantenían en pie parte de sus paramentos perimetrales, como atestigua alguna fotografía de la época.
Ermita Santa Bárbara
12 Calle Lloma Molina 2
En las cercanías de Catadau se alza la ermita de Santa Bárbara, construida en 1974. No obstante, la original se encuentra en la colina de Matamón, donde actualmente se encuentra una gran cruz que se ve desde el pueblo. Los escasos vestigios que han sobrevivido de la antigua Ermita de Santa Bàrbara permanecen dispersos en la cima del monte Quencall o Quencal, en el llamado Alt del Trencall (vértice geodésico, 506 m), en las proximidades del punto donde confluyen los términos municipales de Catadau, Tous y Carlet. El Quencall es el punto de mayor altitud de las Lomas de Matamon, por lo que constituye un extraordinario balcón sobre la Ribera. También se encuentra cerca la conocida como Cueva del Infierno, ya en el término de Tous. Aunque su emplazamiento es fácil de identificar pues aquí se levantó en 2011 una gran cruz metálica de 12 m de altura -la Creu del Matamon, que sustituyó a otra colocada en 1998- visible desde mucha distancia, llegar hasta esta cima es algo complicado ya que sólo se puede acceder por senderos de montaña no siempre bien señalizados. Existen varias rutas, pero la más cómoda es la que parte del término de Carlet; aun así se tardan unas dos horas en completar el recorrido. Desconocemos la fecha de construcción de esta ermita y los motivos por los que quedó abandonada y arruinada, aunque suponemos que se debió a su difícil acceso y a lo remoto de su emplazamiento, expuesto a los agentes atmosféricos. Esta ubicación vino justificada al ser Santa Bárbara protectora contra las tormentas y granizadas que tanto temen los agricultores de la comarca, y existía una tradición popular que aseguraba que las granizadas se formaban sobre Matamon, convertido así en un auténtico barómetro natural ya que en la zona se asegura que "núvols en Matamon, pluja segura" (nubes en Matamon, lluvia segura). A principios del siglo XX ya estaba totalmente arruinada, aunque aún se mantenían en pie parte de sus paramentos perimetrales, como atestigua alguna fotografía de la época.
El castillo islámico de Alcalá o de los Alcalanes (del árabe al-Qal’ä, “la Fortaleza”) ocupa la cima de uno de los cerros meridionales de la sierra Falaguera, en la partida de los Castellars, cerca de la Cueva Fumada, que hace de divisoria con el término de Llombai. Está situado a 170 m.s.n.m., en un promontorio calcáreo circunvalado por el río Magro al sur y el barranco de los Ahogados. Los restos del castillo son visibles desde el paraje de los Estrechos, cuando nos desplazamos desde Llombai en dirección a Real de Montroi por la carretera C-3322. La visita es didáctica a través de paneles informativos y punto de información. Tiene una Zona de esparcimiento del Castillo de los Alcalans (se puede llegar a ella en coche), desde donde se puede acceder a pie al Castillo siguiendo las indicaciones. Se instalaron 7 mesas de picnic con dos bancos incorporados, con capacidad para 6 personas cada mesa, de dimensiones 1’95 m por 1,60 m. Adicionalmente se instaló una mesa de picnic preparada para personas con movilidad reducida. La tabla tiene unas dimensiones de 2’55 m por 1,60 m, y la capacidad es la misma que para las otras mesas pero preparada para alojar a 4 personas que cuentan con movilidad reducida. Tanto las tablas como los bancos son de madera. Hay una senda que sale desde la PL. de la Constitución de Montserrat.
Castillo Alcalans
El castillo islámico de Alcalá o de los Alcalanes (del árabe al-Qal’ä, “la Fortaleza”) ocupa la cima de uno de los cerros meridionales de la sierra Falaguera, en la partida de los Castellars, cerca de la Cueva Fumada, que hace de divisoria con el término de Llombai. Está situado a 170 m.s.n.m., en un promontorio calcáreo circunvalado por el río Magro al sur y el barranco de los Ahogados. Los restos del castillo son visibles desde el paraje de los Estrechos, cuando nos desplazamos desde Llombai en dirección a Real de Montroi por la carretera C-3322. La visita es didáctica a través de paneles informativos y punto de información. Tiene una Zona de esparcimiento del Castillo de los Alcalans (se puede llegar a ella en coche), desde donde se puede acceder a pie al Castillo siguiendo las indicaciones. Se instalaron 7 mesas de picnic con dos bancos incorporados, con capacidad para 6 personas cada mesa, de dimensiones 1’95 m por 1,60 m. Adicionalmente se instaló una mesa de picnic preparada para personas con movilidad reducida. La tabla tiene unas dimensiones de 2’55 m por 1,60 m, y la capacidad es la misma que para las otras mesas pero preparada para alojar a 4 personas que cuentan con movilidad reducida. Tanto las tablas como los bancos son de madera. Hay una senda que sale desde la PL. de la Constitución de Montserrat.
Alfarp cuenta entre su patrimonio histórico y artístico con unas pinturas pertenecientes al arte levantino. Están situadas en el Barranco de la Falaguera, paraje de extraordinaria riqueza botánica y paisajística. Dichas pinturas fueron descubiertas a principios de los años 80 de manera casual por unos niños, y fueron catalogadas por el catedrático de Prehistoria de la Universidad de Valencia, Valentín Villaverde, que realizó también los primeros calcos. El Barranco de la Falaguera posee tres abrigos de piedra calcárea en un estado regular de conservación. En el primero destacan las pinturas, con marcado carácter naturalista, y representaciones de cérvidos. El segundo tiene restos de pintura, posiblemente de una figura humana. En el tercer abrigo las pinturas rupestres representan motivos fusiformes. El llamado arte levantino, consiste en representaciones humanas o de animales, en escenas de caza o rituales de pequeño tamaño, plasmadas en cuevas o abrigos naturales. Sus autores son grupos de cazadores recolectores asentados en las zonas de la sierra contiguas al litoral, donde a su vez habían florecido las primeras comunidades neolíticas. El 2 de diciembre de 1998 después de varias sesiones de trabajo de la XXII reunión del comité de nombramientos de la UNESCO, organización internacional que gestiona las actividades relacionadas con la cultura, celebrada en la ciudad japonesa de Kyoto, fueron declaradas Patrimonio de la Humanidad. En 1999 La Consejería de Cultura, bajo la coordinación de Rafael Martínez, director del Museo del Barranco de la Valltorta de Tírig, se encargó de colocar unas rejas para protegerlas de acciones vandálicas. La Falaguera es un paraje que, además de las pinturas rupestres, incluye algunos yacimientos arqueológicos, posee gran cantidad de Pelecipodos (ostras). También es un paraje de gran riqueza medioambiental.
Alfarb
Alfarp cuenta entre su patrimonio histórico y artístico con unas pinturas pertenecientes al arte levantino. Están situadas en el Barranco de la Falaguera, paraje de extraordinaria riqueza botánica y paisajística. Dichas pinturas fueron descubiertas a principios de los años 80 de manera casual por unos niños, y fueron catalogadas por el catedrático de Prehistoria de la Universidad de Valencia, Valentín Villaverde, que realizó también los primeros calcos. El Barranco de la Falaguera posee tres abrigos de piedra calcárea en un estado regular de conservación. En el primero destacan las pinturas, con marcado carácter naturalista, y representaciones de cérvidos. El segundo tiene restos de pintura, posiblemente de una figura humana. En el tercer abrigo las pinturas rupestres representan motivos fusiformes. El llamado arte levantino, consiste en representaciones humanas o de animales, en escenas de caza o rituales de pequeño tamaño, plasmadas en cuevas o abrigos naturales. Sus autores son grupos de cazadores recolectores asentados en las zonas de la sierra contiguas al litoral, donde a su vez habían florecido las primeras comunidades neolíticas. El 2 de diciembre de 1998 después de varias sesiones de trabajo de la XXII reunión del comité de nombramientos de la UNESCO, organización internacional que gestiona las actividades relacionadas con la cultura, celebrada en la ciudad japonesa de Kyoto, fueron declaradas Patrimonio de la Humanidad. En 1999 La Consejería de Cultura, bajo la coordinación de Rafael Martínez, director del Museo del Barranco de la Valltorta de Tírig, se encargó de colocar unas rejas para protegerlas de acciones vandálicas. La Falaguera es un paraje que, además de las pinturas rupestres, incluye algunos yacimientos arqueológicos, posee gran cantidad de Pelecipodos (ostras). También es un paraje de gran riqueza medioambiental.
Lugares emblemáticos
Lugares con encanto y rutas maravillosas por los parajes más asombrosos de la Comunidad Valenciana. La mayoría están a menos de hora y media de nuestra casa. También podéis aprovechar el día para ver alguna de las "cuevas para visitar", disfrutar de "planes veraniegos" o disfrutar de un plan de "aventura y diversión" (consultar apartados correspondientes de esta guía).
A 48 minutos en coche. Doble fortaleza situada en la sierra del Castell, sobre Xàtiva, por la situación estratégica de la ciudad ha sido escenario y testimonio de numerosos conflictos. Dividido en el Castell Menor y el Castell Major, el primero se asienta sobre restos iberos y romanos. La sucesivas culturas que han poblado estas tierras lo fueron ampliando y fortificando. Ya tuvo protagonismo durante las campañas de Aníbal, y en el período de Al-Ándalus. Fue más tarde importante, en tiempos del Reino de Valencia, en las guerras contra Castilla, en las de Germanías y en la de Sucesión, así como presidio de ilustres condenados. Desde el castillo bajan las murallas que abrazaban la Xàtiva altomedieval. Nos encontramos ante una de las joyas de la ciudad, de arquitectura imponente, declarada Bien de Interés Cultural. A pesar de sus raíces ibéricas y romanas, la mayor parte de las murallas y torres conservadas son de origen islámico o gótico. Una vez en Xàtiva es imprescindible realizar el recorrido por esta fortaleza, desde la cual se observan unas espléndidas panorámicas de la población y su entorno. Una vez allí podéis visitar el Paraje Natural Municipal la Cova Negra. Allí podréis realizar deportes al aire libre: desde caminatas por numerosos senderos y caminos del paisaje, disfrutando del senderismo o de la práctica de BTT; o realizar escalada en l’Aventador, una gran pared rocosa con tradición en este deporte. Este paraje natural, de alto valor ecológico y patrimonial con un total de 57,18 ha de superficie, fue declarado Paraje Natural Municipal en 2006 y se sitúa en el estrecho valle que recorre el río Albaida, al atravesar los relieves de la Sierra Grossa, a la salida del llamado Estret de les Aigües. Recibe su nombre por la llamada cueva de la Cova Negra, excavada por un equipo de arqueólogos de la Universidad de Valencia, situándose en el meandro más amplio que forma el río Albaida, a la altura del Pico del Paller, la cual llama la atención por el aspecto negruzco de sus paredes (de ahí su bautismo). Declarada Bien de Interés Cultural, constituye un importante yacimiento dentro de la prehistoria europea, básico, para explicar el mundo del Neandertal en el Paleolítico y la cultura musteriense. Un paseo por el paraje de la Cova Negra os llevará a descubrir el contraste entre la vegetación de ribera y la de montaña. En la primera, si os acercáis al río Albaida, destacan comunidades vegetales flotantes y bosques de ribera, con ejemplares bien desarrollados de chopos y olmos. En el área de montaña nos seducirá el aroma de la vegetación mediterránea, con numerosas plantas aromáticas entre las cuales encontraremos la pebrella, endemismo valenciano. En cuanto a la fauna, destacan el águila perdicera, la garza real e imperial, el martín pescador, el halcón peregrino... para los observadores y caminantes, si tienen paciencia, quizá tengan la suerte de avistar alguna de estas especies en su paseo.
15
locals raden deze aan
Xativa Castle
15
locals raden deze aan
A 48 minutos en coche. Doble fortaleza situada en la sierra del Castell, sobre Xàtiva, por la situación estratégica de la ciudad ha sido escenario y testimonio de numerosos conflictos. Dividido en el Castell Menor y el Castell Major, el primero se asienta sobre restos iberos y romanos. La sucesivas culturas que han poblado estas tierras lo fueron ampliando y fortificando. Ya tuvo protagonismo durante las campañas de Aníbal, y en el período de Al-Ándalus. Fue más tarde importante, en tiempos del Reino de Valencia, en las guerras contra Castilla, en las de Germanías y en la de Sucesión, así como presidio de ilustres condenados. Desde el castillo bajan las murallas que abrazaban la Xàtiva altomedieval. Nos encontramos ante una de las joyas de la ciudad, de arquitectura imponente, declarada Bien de Interés Cultural. A pesar de sus raíces ibéricas y romanas, la mayor parte de las murallas y torres conservadas son de origen islámico o gótico. Una vez en Xàtiva es imprescindible realizar el recorrido por esta fortaleza, desde la cual se observan unas espléndidas panorámicas de la población y su entorno. Una vez allí podéis visitar el Paraje Natural Municipal la Cova Negra. Allí podréis realizar deportes al aire libre: desde caminatas por numerosos senderos y caminos del paisaje, disfrutando del senderismo o de la práctica de BTT; o realizar escalada en l’Aventador, una gran pared rocosa con tradición en este deporte. Este paraje natural, de alto valor ecológico y patrimonial con un total de 57,18 ha de superficie, fue declarado Paraje Natural Municipal en 2006 y se sitúa en el estrecho valle que recorre el río Albaida, al atravesar los relieves de la Sierra Grossa, a la salida del llamado Estret de les Aigües. Recibe su nombre por la llamada cueva de la Cova Negra, excavada por un equipo de arqueólogos de la Universidad de Valencia, situándose en el meandro más amplio que forma el río Albaida, a la altura del Pico del Paller, la cual llama la atención por el aspecto negruzco de sus paredes (de ahí su bautismo). Declarada Bien de Interés Cultural, constituye un importante yacimiento dentro de la prehistoria europea, básico, para explicar el mundo del Neandertal en el Paleolítico y la cultura musteriense. Un paseo por el paraje de la Cova Negra os llevará a descubrir el contraste entre la vegetación de ribera y la de montaña. En la primera, si os acercáis al río Albaida, destacan comunidades vegetales flotantes y bosques de ribera, con ejemplares bien desarrollados de chopos y olmos. En el área de montaña nos seducirá el aroma de la vegetación mediterránea, con numerosas plantas aromáticas entre las cuales encontraremos la pebrella, endemismo valenciano. En cuanto a la fauna, destacan el águila perdicera, la garza real e imperial, el martín pescador, el halcón peregrino... para los observadores y caminantes, si tienen paciencia, quizá tengan la suerte de avistar alguna de estas especies en su paseo.
A 1 hora y 30 minutos en coche. Cofrentes posee la primera ruta fluvial turística de la Comunitat Valenciana. Se trata de un espectacular y relajante paseo por el tramo del río Júcar comprendido entre Cofrentes y Cortes de Pallás. Una embarcación adquirida por el Ayuntamiento de Cofrentes y con capacidad para cincuenta pasajeros permite recorrer en poco más de una hora los catorce km del embalse de Cortes, comprendido entre esta población y Cofrentes. Este embalse fue inaugurado en 1983 para almacenar aguas del río Júcar y su capacidad máxima es de 117,76 hm3. Una característica de este gran lago artificial es la escasa variación del volumen de agua retenido por la presa de Cortes ya que su utilidad principal es la producción de energía eléctrica. Esto asegura que se realicen itinerarios durante todo el año, siempre siguiendo las condiciones de seguridad y respeto al medio ambiente, exigidas por la Confederación Hidrográfica del Júcar. El itinerario fluvial permite a los pasajeros contemplar parajes de gran belleza y valor medioambiental, entre los que destacan las abruptas montañas que forman parte de la imponente Muela de Cortes, que alcanza los cuatrocientos metros de desnivel con relación a las aguas del río Júcar. En la Muela de Cortes está ubicada la Reserva Nacional de Caza Mayor, por lo que no resultará difícil observar la presencia, en las escarpadas peñas de la margen derecha del embalse, de cabras montesas o de muflones. La visión del Castillo de Chirel de Cortes de Pallás que se encuentra en lo alto de una montaña también impacta al viajero. Se trata de una gran fortaleza que adquirió gran importancia durante el siglo XVIII, cuando tuvieron lugar cruentas batallas que concluyeron con la derrota de los moriscos, que se habían concentrado en la Muela de Cortes. Se observa también la vegetación típica mediterránea que crece en los peñascos más inaccesibles.
SuAventura.com
s/n Calle del Balneario de Hervideros
A 1 hora y 30 minutos en coche. Cofrentes posee la primera ruta fluvial turística de la Comunitat Valenciana. Se trata de un espectacular y relajante paseo por el tramo del río Júcar comprendido entre Cofrentes y Cortes de Pallás. Una embarcación adquirida por el Ayuntamiento de Cofrentes y con capacidad para cincuenta pasajeros permite recorrer en poco más de una hora los catorce km del embalse de Cortes, comprendido entre esta población y Cofrentes. Este embalse fue inaugurado en 1983 para almacenar aguas del río Júcar y su capacidad máxima es de 117,76 hm3. Una característica de este gran lago artificial es la escasa variación del volumen de agua retenido por la presa de Cortes ya que su utilidad principal es la producción de energía eléctrica. Esto asegura que se realicen itinerarios durante todo el año, siempre siguiendo las condiciones de seguridad y respeto al medio ambiente, exigidas por la Confederación Hidrográfica del Júcar. El itinerario fluvial permite a los pasajeros contemplar parajes de gran belleza y valor medioambiental, entre los que destacan las abruptas montañas que forman parte de la imponente Muela de Cortes, que alcanza los cuatrocientos metros de desnivel con relación a las aguas del río Júcar. En la Muela de Cortes está ubicada la Reserva Nacional de Caza Mayor, por lo que no resultará difícil observar la presencia, en las escarpadas peñas de la margen derecha del embalse, de cabras montesas o de muflones. La visión del Castillo de Chirel de Cortes de Pallás que se encuentra en lo alto de una montaña también impacta al viajero. Se trata de una gran fortaleza que adquirió gran importancia durante el siglo XVIII, cuando tuvieron lugar cruentas batallas que concluyeron con la derrota de los moriscos, que se habían concentrado en la Muela de Cortes. Se observa también la vegetación típica mediterránea que crece en los peñascos más inaccesibles.
A 39 minutos en coche. El Parque natural de la Albufera o La Albufera (Albufera, del árabe البحيرة al-buhayra, "el pequeño mar") es un parque natural de la provincia de Valencia. Fue también conocido por los romanos como Nacarum Stagnum y en algunos poemas árabes se le denomina Espejo del sol. Este paraje de 21 120 ha, que fue nombrado parque natural por la Generalidad Valenciana el 23 de julio de 1986, se encuentra situado a unos 10 km al sur de la ciudad de Valencia. El parque natural comprende el sistema formado por la Albufera propiamente dicha, su entorno húmedo, y el cordón litoral adyacente a ambos. Se puede pasear en barca.
81
locals raden deze aan
Natuurpark Albufera
81
locals raden deze aan
A 39 minutos en coche. El Parque natural de la Albufera o La Albufera (Albufera, del árabe البحيرة al-buhayra, "el pequeño mar") es un parque natural de la provincia de Valencia. Fue también conocido por los romanos como Nacarum Stagnum y en algunos poemas árabes se le denomina Espejo del sol. Este paraje de 21 120 ha, que fue nombrado parque natural por la Generalidad Valenciana el 23 de julio de 1986, se encuentra situado a unos 10 km al sur de la ciudad de Valencia. El parque natural comprende el sistema formado por la Albufera propiamente dicha, su entorno húmedo, y el cordón litoral adyacente a ambos. Se puede pasear en barca.
A 1 hora y 6 minutos en coche. El Área de Pícnic Fuente Umbría y el Aula de la Naturaleza Las Moratillas, ubicadas en el término municipal de Buñol, son dos zonas dignas de visita en plena naturaleza, remansos naturales y todo un lujo para desconectar por estar completamente alejados de la civilización -no escucharéis más ruido que el natural del lugar-.
Fuente Umbría
A 1 hora y 6 minutos en coche. El Área de Pícnic Fuente Umbría y el Aula de la Naturaleza Las Moratillas, ubicadas en el término municipal de Buñol, son dos zonas dignas de visita en plena naturaleza, remansos naturales y todo un lujo para desconectar por estar completamente alejados de la civilización -no escucharéis más ruido que el natural del lugar-.
A 50 minutos en coche. El Paraje Natural Municipal de Villingordo, ubicado en Siete Aguas, se encuentra en el extremo suroeste del término municipal mencionado, en la comarca de la Hoya de Buñol-Chiva, Valencia. Delimita al norte con el camino de El Rebollar a Siete Aguas; al sur con el término municipal de Buñol; al este con los parajes de Calabacín, Los Pescateros y la Loma del Capador; y al Oeste con el término municipal de Requena.
Siete Aguas
A 50 minutos en coche. El Paraje Natural Municipal de Villingordo, ubicado en Siete Aguas, se encuentra en el extremo suroeste del término municipal mencionado, en la comarca de la Hoya de Buñol-Chiva, Valencia. Delimita al norte con el camino de El Rebollar a Siete Aguas; al sur con el término municipal de Buñol; al este con los parajes de Calabacín, Los Pescateros y la Loma del Capador; y al Oeste con el término municipal de Requena.
A 1 hora y 17 minutos en coche, se encuentra un precioso paraje natural junto a la población de Jérica, Castellón. En él, un recorrido fácil para realizar con niños, podréis bañaros en las aguas del Río Palancia y caminar entre naturaleza observando unas impresionantes vistas para tomar unas fotografías, además de disfrutar de un magnífico lugar para la práctica de senderismo o escalada. Durante el recorrido, perfecto para pasar un día en plena naturaleza, podréis encontraros con un área de descanso con columpios para los más pequeños y una zona de picnic; un antiguo molino en ruinas; la antigua muralla natural del castillo; la Torre del Homenaje; el Puente de Navarza; o el antiguo “Molino de la Morería”, entre otros puntos a destacar. La Vuelta de la Hoz tiene dos accesos: Bien por la prolongación del Paseo de las Fuentes a la altura de los Chorradores; o por el puente de Navarza cruzando el río Palancia.
Vuelta de la Hoz
A 1 hora y 17 minutos en coche, se encuentra un precioso paraje natural junto a la población de Jérica, Castellón. En él, un recorrido fácil para realizar con niños, podréis bañaros en las aguas del Río Palancia y caminar entre naturaleza observando unas impresionantes vistas para tomar unas fotografías, además de disfrutar de un magnífico lugar para la práctica de senderismo o escalada. Durante el recorrido, perfecto para pasar un día en plena naturaleza, podréis encontraros con un área de descanso con columpios para los más pequeños y una zona de picnic; un antiguo molino en ruinas; la antigua muralla natural del castillo; la Torre del Homenaje; el Puente de Navarza; o el antiguo “Molino de la Morería”, entre otros puntos a destacar. La Vuelta de la Hoz tiene dos accesos: Bien por la prolongación del Paseo de las Fuentes a la altura de los Chorradores; o por el puente de Navarza cruzando el río Palancia.
A 32 minutos en coche. El sendero de la Ruta de los Molinos de Alborache tiene una longitud aproximada de 1700 metros en un recorrido sin ninguna dificultad que discurre paralelo al río, habiéndose dispuesto cómodas pasarelas para vadearlo. Cuenta con un área recreativa con bancos, mesas y papeleras, además de dos fuentes en el recorrido. Puede recorrerse en los dos sentidos, con entrada y salida, por la zona norte en el aparcamiento del Molino Galán y por la zona sur en la partida del Yesar, al inicio del antiguo camino de Chiva junto al puente, aunque también se puede acceder por el sendero local SLV-31 que sale del polideportivo descendiendo hasta el Molino de la Luz o el Charco Azul, desde el Albergue Rural Actio o desde la Urbanización de la Fuente del Micó, donde hay un gran aparcamiento. Por el camino de Chiva, también se ha señalizado el camino de acceso a la zona del área recreativa. Se trata de un paseo que puede hacerse a pie, en bicicleta e incluso con carrito de bebes y disfrutarlo con calma y el relax de los paseos junto al río, al cobijo del bosque frondoso en verano o pasando la densa alfombra de hojas que dejan el otoño y el invierno tras de sí. Un curso de agua transparente bordeado de una rica y variada vegetación de ribera, y todo ello aderezado con el canto y sonidos de infinidad de aves que os sorprenderán con una sinfonía de colores, aromas y sensaciones.
Ruta de los molinos
A 32 minutos en coche. El sendero de la Ruta de los Molinos de Alborache tiene una longitud aproximada de 1700 metros en un recorrido sin ninguna dificultad que discurre paralelo al río, habiéndose dispuesto cómodas pasarelas para vadearlo. Cuenta con un área recreativa con bancos, mesas y papeleras, además de dos fuentes en el recorrido. Puede recorrerse en los dos sentidos, con entrada y salida, por la zona norte en el aparcamiento del Molino Galán y por la zona sur en la partida del Yesar, al inicio del antiguo camino de Chiva junto al puente, aunque también se puede acceder por el sendero local SLV-31 que sale del polideportivo descendiendo hasta el Molino de la Luz o el Charco Azul, desde el Albergue Rural Actio o desde la Urbanización de la Fuente del Micó, donde hay un gran aparcamiento. Por el camino de Chiva, también se ha señalizado el camino de acceso a la zona del área recreativa. Se trata de un paseo que puede hacerse a pie, en bicicleta e incluso con carrito de bebes y disfrutarlo con calma y el relax de los paseos junto al río, al cobijo del bosque frondoso en verano o pasando la densa alfombra de hojas que dejan el otoño y el invierno tras de sí. Un curso de agua transparente bordeado de una rica y variada vegetación de ribera, y todo ello aderezado con el canto y sonidos de infinidad de aves que os sorprenderán con una sinfonía de colores, aromas y sensaciones.
A 1 hora en coche. El castillo de Sagunto es una fortaleza situada en lo alto del cerro que protege la ciudad de Sagunto, en la provincia de Valencia (España), declarado Monumento Nacional en 1931. La presencia del castillo es tan antigua como el origen de la ciudad y ya los íberos establecieron allí su primer asentamiento (Arse). Tradicionalmente se habla del castillo romano, haciendo con ello referencia a la civilización que más ha marcado este monumento y donde se encontraba Saguntum. Sin embargo, en el castillo quedan pocos restos de origen romano y es un mosaico de culturas y civilizaciones (íberos, romanos, godos, árabes). La fortaleza fue utilizada por las tropas francesas durante la Guerra de la Independencia al inicio del siglo XIX. Se encuentra dividido en siete plazas o recintos independientes: la plaza de Almenara, la plaza de Armas, la plaza de la Conejera, la plaza de la Ciudadela, la plaza Dos de Mayo, la plaza de San Fernando y Estudiantes. En el interior de las murallas, que se extienden un kilómetro a lo largo de la montaña, en el Antiquarium Epigráfico se puede contemplar una parte de la colección epigráfica más completa y significativa de la península ibérica. Las inscripciones recogen los aspectos más destacados y notables de la sociedad saguntina en distintas épocas. Muy cerca de la cara norte de las murallas se encuentra el teatro romano, el cual también os invitamos a visitar.
40
locals raden deze aan
Sagunto Castle
s/n Carrer del Castell
40
locals raden deze aan
A 1 hora en coche. El castillo de Sagunto es una fortaleza situada en lo alto del cerro que protege la ciudad de Sagunto, en la provincia de Valencia (España), declarado Monumento Nacional en 1931. La presencia del castillo es tan antigua como el origen de la ciudad y ya los íberos establecieron allí su primer asentamiento (Arse). Tradicionalmente se habla del castillo romano, haciendo con ello referencia a la civilización que más ha marcado este monumento y donde se encontraba Saguntum. Sin embargo, en el castillo quedan pocos restos de origen romano y es un mosaico de culturas y civilizaciones (íberos, romanos, godos, árabes). La fortaleza fue utilizada por las tropas francesas durante la Guerra de la Independencia al inicio del siglo XIX. Se encuentra dividido en siete plazas o recintos independientes: la plaza de Almenara, la plaza de Armas, la plaza de la Conejera, la plaza de la Ciudadela, la plaza Dos de Mayo, la plaza de San Fernando y Estudiantes. En el interior de las murallas, que se extienden un kilómetro a lo largo de la montaña, en el Antiquarium Epigráfico se puede contemplar una parte de la colección epigráfica más completa y significativa de la península ibérica. Las inscripciones recogen los aspectos más destacados y notables de la sociedad saguntina en distintas épocas. Muy cerca de la cara norte de las murallas se encuentra el teatro romano, el cual también os invitamos a visitar.
A 1 hora y 43 minutos en coche. El Parque natural de la Sierra Calderona está situado entre la provincia de Castellón y la provincia de Valencia. Este paraje de 17.772 hectáreas fue declarado parque natural por el gobierno valenciano el 15 de enero de 2002. El parque natural forma parte de una sierra en las estribaciones del Sistema Ibérico de una extensión aproximada de 60.000 hectáreas que separa las cuencas de los ríos Palancia al norte y Turia al sur. Las mejores rutas de senderismo las podemos encontrar en upv.es. Por su cercanía a la ciudad de Valencia, unos 20 km, es considerada como el principal pulmón verde de esta. Ocupa los términos municipales de las siguientes poblaciones: Albalat de Taronchers, Alcublas, Algimia de Alfara, Estivella, Gátova, Gilet, Liria, Marines, Náquera, Olocau, El Puig, Puzol, Sagunto, Serra, Torres Torres, Segart, la Villa de Altura y Segorbe. Mirador del Garbí Esta sierra ocupa una vasta superficie que se desarrolla principalmente por debajo de los 1000 metros de altitud, con excepción del Montemayor, en el extremo noroccidental, donde se alcanza una cota de 1.015 metros sobre el nivel del mar. Otras alturas importantes son el Gorgo (907 metros), Pico del Águila (878 metros) Rebalsadors (802 metros), Oronet (742 metros) y el Garbí (600 metros). Como rasgos más sobresalientes de la orografía de la zona, cabe destacar por una parte el núcleo triásico oriental, donde se puede encontrar la presencia de muelas calizas como Mola de Segart, Xocainet o la Redona y, sobre todo, una parte del territorio con predominio silíceo en que aparecen espectaculares crestas de areniscas rojas (Gorgo, Garbí, Picaio) que envuelven núcleos carbonatados como Rebalsadors, Alt del Pí, Oronet y Peñas blancas.
29
locals raden deze aan
Serra Calderona
29
locals raden deze aan
A 1 hora y 43 minutos en coche. El Parque natural de la Sierra Calderona está situado entre la provincia de Castellón y la provincia de Valencia. Este paraje de 17.772 hectáreas fue declarado parque natural por el gobierno valenciano el 15 de enero de 2002. El parque natural forma parte de una sierra en las estribaciones del Sistema Ibérico de una extensión aproximada de 60.000 hectáreas que separa las cuencas de los ríos Palancia al norte y Turia al sur. Las mejores rutas de senderismo las podemos encontrar en upv.es. Por su cercanía a la ciudad de Valencia, unos 20 km, es considerada como el principal pulmón verde de esta. Ocupa los términos municipales de las siguientes poblaciones: Albalat de Taronchers, Alcublas, Algimia de Alfara, Estivella, Gátova, Gilet, Liria, Marines, Náquera, Olocau, El Puig, Puzol, Sagunto, Serra, Torres Torres, Segart, la Villa de Altura y Segorbe. Mirador del Garbí Esta sierra ocupa una vasta superficie que se desarrolla principalmente por debajo de los 1000 metros de altitud, con excepción del Montemayor, en el extremo noroccidental, donde se alcanza una cota de 1.015 metros sobre el nivel del mar. Otras alturas importantes son el Gorgo (907 metros), Pico del Águila (878 metros) Rebalsadors (802 metros), Oronet (742 metros) y el Garbí (600 metros). Como rasgos más sobresalientes de la orografía de la zona, cabe destacar por una parte el núcleo triásico oriental, donde se puede encontrar la presencia de muelas calizas como Mola de Segart, Xocainet o la Redona y, sobre todo, una parte del territorio con predominio silíceo en que aparecen espectaculares crestas de areniscas rojas (Gorgo, Garbí, Picaio) que envuelven núcleos carbonatados como Rebalsadors, Alt del Pí, Oronet y Peñas blancas.
A 1 hora y 10 minutos en coche. De reciente construcción, en 2013, la historia de estos puentes es mucho más lejana de lo que uno puede creer. Y es que todo comienza en los años 50, con la construcción del Embalse de Loriguilla, en pleno auge y época de los “pantanos”, en época franquista. La población de Chulilla se vio incrementada gracias a las obras del pantano, dado que la mayoría de los trabajadores que venían de fuera se alojaban por aquel entonces en Chulilla. Fue entonces cuando decidieron, para acortar el trayecto que debían recorrer dos veces cada día entre Chulilla y el embalse, construir dos puentes: uno colgante y otro fijo, que servían para atravesar el cañón del Turia en menor tiempo. Pero tras la riada que llego a Valencia en el mes de octubre de 1957, el caudal que atravesó el cañón del Turia fue tal que se llevó consigo los dos puentes y hasta la fecha de 2013 no se volvió a lanzar la iniciativa para recordar y rememorar aquellos puentes que asoló la riada y para potenciar el turismo de la población y los alrededores. El puente más alto tiene una altura sobre el río de aproximadamente unos 15 metros, no apto si tienes miedo a las alturas, y una longitud de pasarela de aproximadamente unos 21 metros. El otro puente cuenta con una longitud de pasarela de 28 metros y una altura menor sobre el lecho del río: 5,5 metros. Para aquellos que os estéis preguntando si son seguros, os podemos decir que están soportados por cables de acero de 28 mm de diámetro anclados a la roca mediante anclajes de más de 3 metros de profundidad. En la actualidad, el cañón del Turia es apreciado por escaladores y por senderistas, apreciando su entorno y su valor medioambiental, además de los numerosos paisajes fluviales que pueden visitarse, como las zonas de baño “El Remanso de las Mulas” o el “Charco Azul”.
Ruta De Los Calderones (Puentes Colgantes)
A 1 hora y 10 minutos en coche. De reciente construcción, en 2013, la historia de estos puentes es mucho más lejana de lo que uno puede creer. Y es que todo comienza en los años 50, con la construcción del Embalse de Loriguilla, en pleno auge y época de los “pantanos”, en época franquista. La población de Chulilla se vio incrementada gracias a las obras del pantano, dado que la mayoría de los trabajadores que venían de fuera se alojaban por aquel entonces en Chulilla. Fue entonces cuando decidieron, para acortar el trayecto que debían recorrer dos veces cada día entre Chulilla y el embalse, construir dos puentes: uno colgante y otro fijo, que servían para atravesar el cañón del Turia en menor tiempo. Pero tras la riada que llego a Valencia en el mes de octubre de 1957, el caudal que atravesó el cañón del Turia fue tal que se llevó consigo los dos puentes y hasta la fecha de 2013 no se volvió a lanzar la iniciativa para recordar y rememorar aquellos puentes que asoló la riada y para potenciar el turismo de la población y los alrededores. El puente más alto tiene una altura sobre el río de aproximadamente unos 15 metros, no apto si tienes miedo a las alturas, y una longitud de pasarela de aproximadamente unos 21 metros. El otro puente cuenta con una longitud de pasarela de 28 metros y una altura menor sobre el lecho del río: 5,5 metros. Para aquellos que os estéis preguntando si son seguros, os podemos decir que están soportados por cables de acero de 28 mm de diámetro anclados a la roca mediante anclajes de más de 3 metros de profundidad. En la actualidad, el cañón del Turia es apreciado por escaladores y por senderistas, apreciando su entorno y su valor medioambiental, además de los numerosos paisajes fluviales que pueden visitarse, como las zonas de baño “El Remanso de las Mulas” o el “Charco Azul”.
Ruta del acueducto de Peña Cortada y Ruta del agua, Chelva. A 1 hora y 23 minutos en coche. Es, sin duda alguna, una de las rutas más espectaculares y preferidas por los senderistas en la provincia de Valencia. Un bello recorrido por cuevas y túneles excavados en la roca, un acueducto romano, una pasarela de madera o el paso por una peña cortada. El recorrido al completo cuenta con una longitud total de unos 8 kilómetros más o menos, contando ida y vuelta, pudiéndose realizar en un total de 3 horas de duración aproximadamente, aunque también puede realizarse un recorrido completo junto con la ruta del agua en un total de 18 kilómetros en 8 horas. Respecto a la de Peña Cortada, decir que esta ruta, de dificultad baja, se presenta como una de las más espectaculares de Valencia gracias a que podremos caminar por túneles iluminados por la luz natural. Su gran atractivo, para muchos, reside en que por el camino atravesaremos cuevas y túneles excavados en la roca, además de que veremos cabañas para el descanso, miradores (como Torre Castro), o pasaremos por barrancos que ofrecen vistas espectaculares. Y todo hasta llegar al destino más llamativo de este bello recorrido, la impresionante Peña Cortada, un paso realizado en una gran piedra de unos 50 metros, 25 de altura y 2 de ancho. Cruzar la Peña Cortada es una auténtica maravilla. Pero también llama poderosamente la atención el acueducto que hay cercano a Calles y Chelva, que se situa en término municipal de Calles y está considerado como uno de los cuatro principales acueductos de la Península. Construido por los romanos para salvar el barranco de la Cueva del Gato y la rambla de Alcotas, tiene 36 metros de longitud y una altura máxima de 33 metros. Está compuesto de tres arcos sobre pilares escalonados, cimentados directamente sobre la roca viva del cauce del barranco. Tiene una anchura de 2,10 metros en una parte alta y fue construido con bloques de piedra cortados minuciosamente a escuadra, según la técnica romana del opus quadratum. Sin embargo, puede que sea el tramo subterráneo de la Peña Cortada el gran aliciente de la zona. No confundir con el túnel de Olinches, también conocido como Paso de Olinches, uno de los lugares más fotografiados de otra ruta en la zona, el cual podemos visitar desde la zona de la Playeta de Chelva (consultar apartado "Planes veraniegos", de esta misma guía). Este túnel está muy cerquita de la ruta del agua, un añadido para realizar en la zona, y se accede, como ya hemos mencionado, desde la Playeta, uno de los parajes más extraordinarios del río, pasando por una pasarela de madera. Es un túnel sin dificultad alguna para cruzarlo y con un total de 107 metros de longitud, está excavado con pico y barrena en la roca. Fue realizado para que por él discurriera el agua desde la Presa de Olinches, el último tramo de esta ruta y donde hay un área de descanso, hasta la antigua fábrica de luz o central eléctrica. La suma de todo lo mencionado, hace que el sendero de la Peña Cortada, o recorrido del acueducto de la Peña Cortada, sea uno de los más espectaculares de toda la Comunidad Valenciana. El hecho de caminar por dentro de un viaducto y pasar por encima de un acueducto romano, además de sentir cerca el rumor del agua, no es una práctica habitual que se pueda hacer todos los días. Si queréis hacer vuestra ruta corta y visitar el acueducto, la Peña Cortada y el túnel excavado en la roca en apenas 10/15 minutos, podéis llegar en coche hasta una zona de aparcamiento junto a un sendero indicado hasta el acueducto romano de la Peña Cortada. Para tomar este camino tenéis que entrar en la población de Chelva y, una vez en la población, tomar un camino que hay a la derecha, el mismo que conduce a la plaza de Toros (está indicado). Tras pasar la plaza de toros, más adelante, habrá un camino a la derecha indicado. Tan solo debéis seguir las indicaciones de esta pista forestal. Una vez lleguéis a la zona de aparcamiento (lo sabréis porque no hay más carretera), tan solo tenéis que ascender por un sendero en el cual deberéis sortear diversas piedras que impiden el paso en el camino hasta llegar al acueducto. Tras cruzar el acueducto, tendréis la Peña Cortada y lo siguiente será el túnel excavado en la roca.
Peña Cortada
Ruta del acueducto de Peña Cortada y Ruta del agua, Chelva. A 1 hora y 23 minutos en coche. Es, sin duda alguna, una de las rutas más espectaculares y preferidas por los senderistas en la provincia de Valencia. Un bello recorrido por cuevas y túneles excavados en la roca, un acueducto romano, una pasarela de madera o el paso por una peña cortada. El recorrido al completo cuenta con una longitud total de unos 8 kilómetros más o menos, contando ida y vuelta, pudiéndose realizar en un total de 3 horas de duración aproximadamente, aunque también puede realizarse un recorrido completo junto con la ruta del agua en un total de 18 kilómetros en 8 horas. Respecto a la de Peña Cortada, decir que esta ruta, de dificultad baja, se presenta como una de las más espectaculares de Valencia gracias a que podremos caminar por túneles iluminados por la luz natural. Su gran atractivo, para muchos, reside en que por el camino atravesaremos cuevas y túneles excavados en la roca, además de que veremos cabañas para el descanso, miradores (como Torre Castro), o pasaremos por barrancos que ofrecen vistas espectaculares. Y todo hasta llegar al destino más llamativo de este bello recorrido, la impresionante Peña Cortada, un paso realizado en una gran piedra de unos 50 metros, 25 de altura y 2 de ancho. Cruzar la Peña Cortada es una auténtica maravilla. Pero también llama poderosamente la atención el acueducto que hay cercano a Calles y Chelva, que se situa en término municipal de Calles y está considerado como uno de los cuatro principales acueductos de la Península. Construido por los romanos para salvar el barranco de la Cueva del Gato y la rambla de Alcotas, tiene 36 metros de longitud y una altura máxima de 33 metros. Está compuesto de tres arcos sobre pilares escalonados, cimentados directamente sobre la roca viva del cauce del barranco. Tiene una anchura de 2,10 metros en una parte alta y fue construido con bloques de piedra cortados minuciosamente a escuadra, según la técnica romana del opus quadratum. Sin embargo, puede que sea el tramo subterráneo de la Peña Cortada el gran aliciente de la zona. No confundir con el túnel de Olinches, también conocido como Paso de Olinches, uno de los lugares más fotografiados de otra ruta en la zona, el cual podemos visitar desde la zona de la Playeta de Chelva (consultar apartado "Planes veraniegos", de esta misma guía). Este túnel está muy cerquita de la ruta del agua, un añadido para realizar en la zona, y se accede, como ya hemos mencionado, desde la Playeta, uno de los parajes más extraordinarios del río, pasando por una pasarela de madera. Es un túnel sin dificultad alguna para cruzarlo y con un total de 107 metros de longitud, está excavado con pico y barrena en la roca. Fue realizado para que por él discurriera el agua desde la Presa de Olinches, el último tramo de esta ruta y donde hay un área de descanso, hasta la antigua fábrica de luz o central eléctrica. La suma de todo lo mencionado, hace que el sendero de la Peña Cortada, o recorrido del acueducto de la Peña Cortada, sea uno de los más espectaculares de toda la Comunidad Valenciana. El hecho de caminar por dentro de un viaducto y pasar por encima de un acueducto romano, además de sentir cerca el rumor del agua, no es una práctica habitual que se pueda hacer todos los días. Si queréis hacer vuestra ruta corta y visitar el acueducto, la Peña Cortada y el túnel excavado en la roca en apenas 10/15 minutos, podéis llegar en coche hasta una zona de aparcamiento junto a un sendero indicado hasta el acueducto romano de la Peña Cortada. Para tomar este camino tenéis que entrar en la población de Chelva y, una vez en la población, tomar un camino que hay a la derecha, el mismo que conduce a la plaza de Toros (está indicado). Tras pasar la plaza de toros, más adelante, habrá un camino a la derecha indicado. Tan solo debéis seguir las indicaciones de esta pista forestal. Una vez lleguéis a la zona de aparcamiento (lo sabréis porque no hay más carretera), tan solo tenéis que ascender por un sendero en el cual deberéis sortear diversas piedras que impiden el paso en el camino hasta llegar al acueducto. Tras cruzar el acueducto, tendréis la Peña Cortada y lo siguiente será el túnel excavado en la roca.
A 1 hora y 24 minutos en coche. Las Hoces del Cabriel es un parque natural situado en el extremo occidental de la Provincia de Valencia (España). Desde el 19 de junio de 2019 pertenece a la Reserva de la Biosfera del Valle del Cabriel, declarada por la UNESCO. Este paraje de 31.446 hectáreas fue declarado parque natural por el gobierno valenciano el 17 de junio de 2005. Como el río Cabriel ejerce de límite entre ambas comunidades autónomas, la ribera castellano-manchega está protegida bajo la figura de reserva natural y recibe el nombre de Reserva natural de las Hoces del Cabriel. El parque natural se encuentra localizado en la comarca de Requena-Utiel, limitando con las provincias de Cuenca y Albacete en la comunidad autónoma de Castilla-La Mancha. Debido a su superficie se constituye en el mayor paraje protegido de toda la Comunidad Valenciana. Hay creada una asociación denominada Valle del Cabriel que comprende 52 pueblos de Albacete, Cuenca, Teruel y Valencia, con el proposito de convertir la zona en Reserva de la Biosfera, esta se llamara Reserva de la Biosfera del Valle del Cabriel que discurrira a lo largo de todo el río Cabriel en sus 220 kilometros de longitud. En el cauce del río Cabriel es posible disfrutar de diferentes actividades acuáticas como rafting, descenso de barrancos, etc. En la red podéis encontrar varias empresas encargadas de organizar actividades de aventura, algunas de ellas las podéis consultar en el apartado "Aventura y diversión" de esta misma guía.
las Hoces del Cabriel Natural Park
A 1 hora y 24 minutos en coche. Las Hoces del Cabriel es un parque natural situado en el extremo occidental de la Provincia de Valencia (España). Desde el 19 de junio de 2019 pertenece a la Reserva de la Biosfera del Valle del Cabriel, declarada por la UNESCO. Este paraje de 31.446 hectáreas fue declarado parque natural por el gobierno valenciano el 17 de junio de 2005. Como el río Cabriel ejerce de límite entre ambas comunidades autónomas, la ribera castellano-manchega está protegida bajo la figura de reserva natural y recibe el nombre de Reserva natural de las Hoces del Cabriel. El parque natural se encuentra localizado en la comarca de Requena-Utiel, limitando con las provincias de Cuenca y Albacete en la comunidad autónoma de Castilla-La Mancha. Debido a su superficie se constituye en el mayor paraje protegido de toda la Comunidad Valenciana. Hay creada una asociación denominada Valle del Cabriel que comprende 52 pueblos de Albacete, Cuenca, Teruel y Valencia, con el proposito de convertir la zona en Reserva de la Biosfera, esta se llamara Reserva de la Biosfera del Valle del Cabriel que discurrira a lo largo de todo el río Cabriel en sus 220 kilometros de longitud. En el cauce del río Cabriel es posible disfrutar de diferentes actividades acuáticas como rafting, descenso de barrancos, etc. En la red podéis encontrar varias empresas encargadas de organizar actividades de aventura, algunas de ellas las podéis consultar en el apartado "Aventura y diversión" de esta misma guía.
Cuevas para visitar
Espectaculares creaciones naturales de gran belleza. Tenéis una gran variedad para elegir: fluviales, esculpidas por el mar, de montaña... Podéis completar el día visitando alguno de los "Lugares emblemáticos" o "Planes veraniegos" que os recomendamos en la sección correspondiente.
A 1 hora y 7 minutos en coche. "Les Coves de Sant Josep" como se conocen en valenciano son un conjunto de cuevas que se formaron hace aproximadamente 250 millones de años, en el triásico. Están situadas en el Parque Natural de la Sierra de Espadán a dos kilómetros de la localidad de La Vall d'Uixó. Se tiene constancia de la existencia de esta cueva desde hace 9.000 años, en el postpaleolítico gracias a las pinturas y de diversos restos arqueológicos hallados en ellas. Hoy en día aún no se conoce el origen del río ni el final de la gruta. Es un cueva natural de gran belleza y la temperatura en el interior es constante durante todo el año de unos 20ºC. La visita se realiza en barca a través del río subterráneo navegable más largo de Europa, tiene una duración aproximada de 45 minutos para ir recorriendo los 2,255 km del recorrido. La visita transcurre a través de aguas tranquilas y de un gran silencio que nos permitirán oír el ruido de una gota de agua al caer, el murmullo del agua además de contemplar un hermoso paisaje de estalactitas y estalagmitas.
29
locals raden deze aan
Cuevas de San José
s/n Paraje San José
29
locals raden deze aan
A 1 hora y 7 minutos en coche. "Les Coves de Sant Josep" como se conocen en valenciano son un conjunto de cuevas que se formaron hace aproximadamente 250 millones de años, en el triásico. Están situadas en el Parque Natural de la Sierra de Espadán a dos kilómetros de la localidad de La Vall d'Uixó. Se tiene constancia de la existencia de esta cueva desde hace 9.000 años, en el postpaleolítico gracias a las pinturas y de diversos restos arqueológicos hallados en ellas. Hoy en día aún no se conoce el origen del río ni el final de la gruta. Es un cueva natural de gran belleza y la temperatura en el interior es constante durante todo el año de unos 20ºC. La visita se realiza en barca a través del río subterráneo navegable más largo de Europa, tiene una duración aproximada de 45 minutos para ir recorriendo los 2,255 km del recorrido. La visita transcurre a través de aguas tranquilas y de un gran silencio que nos permitirán oír el ruido de una gota de agua al caer, el murmullo del agua además de contemplar un hermoso paisaje de estalactitas y estalagmitas.
A 1 hora y 11 minutos en coche. La Cueva de las Calaveras se ubica en el término municipal de Benidoleig, en la provincia de Alicante. Se trata de una cavidad con gran valor geológico y arqueológico, debido a los importantes hallazgos en su interior. La entrada de la cueva está localizada a una altura de 70 metros sobre el nivel del mar y esta presenta un desarrollo de 400 metros de longitud, pudiendo superar los 50 metros de altura en algunos puntos. Además de los restos paleolíticos y eneolíticos encontrados, se han hallado también importantes restos paleontológicos de hienas, caballos, osos, toros, hipopótamos y rinocerontes, depositados en el museo de Alcoi. Presenta un recorrido de más de 300 metros, durante el cual se puede apreciar estalactitas, estalagmitas y grandes cúpulas de más de 50 metros de altura. El tramo final del recorrido conduce a un hermoso lago llamado Toll Blau, que en tiempos árabes se intentó utilizar como fuente para riegos. Los alrededores de la cueva cuentan con un aparcamiento y restaurantes.
Cueva de las Calaveras
A 1 hora y 11 minutos en coche. La Cueva de las Calaveras se ubica en el término municipal de Benidoleig, en la provincia de Alicante. Se trata de una cavidad con gran valor geológico y arqueológico, debido a los importantes hallazgos en su interior. La entrada de la cueva está localizada a una altura de 70 metros sobre el nivel del mar y esta presenta un desarrollo de 400 metros de longitud, pudiendo superar los 50 metros de altura en algunos puntos. Además de los restos paleolíticos y eneolíticos encontrados, se han hallado también importantes restos paleontológicos de hienas, caballos, osos, toros, hipopótamos y rinocerontes, depositados en el museo de Alcoi. Presenta un recorrido de más de 300 metros, durante el cual se puede apreciar estalactitas, estalagmitas y grandes cúpulas de más de 50 metros de altura. El tramo final del recorrido conduce a un hermoso lago llamado Toll Blau, que en tiempos árabes se intentó utilizar como fuente para riegos. Los alrededores de la cueva cuentan con un aparcamiento y restaurantes.
A 1 hora y 35 minutos. Se encuentra situada en el municipio de La Vall d’Ebo, en la provincia de Alicante y posee importantes valores geológicos, localizándose históricamente en el Prebético. A lo largo de su recorrido están presentes las estalagmitas, estalactitas, coladas, banderas y otro tipo de formaciones. La cueva fue descubierta por José Vicente Mengual, conocido por el Tío Rull, en 1919 cuando salió a cazar conejos. En los años 60 se acondicionó la cueva para ser visitada y permaneció abierta al turismo hasta 1970. Más tarde fue propiedad de sus herederos y en 1995 se vendió a la Administración Pública que fue entonces cuando la abrió de nuevo al turismo, después de adecuar sus instalaciones. Todas las visitas se realizan con acompañamiento de un guía especializado, donde el recorrido presenta una longitud de 220 metros y un desnivel de 19 metros. Se realiza en sentido circular y permite admirar, desde diferentes perspectivas, los volúmenes y formaciones subterráneas.
10
locals raden deze aan
Cueva Del Rull
Km.12 Carretera CV-712
10
locals raden deze aan
A 1 hora y 35 minutos. Se encuentra situada en el municipio de La Vall d’Ebo, en la provincia de Alicante y posee importantes valores geológicos, localizándose históricamente en el Prebético. A lo largo de su recorrido están presentes las estalagmitas, estalactitas, coladas, banderas y otro tipo de formaciones. La cueva fue descubierta por José Vicente Mengual, conocido por el Tío Rull, en 1919 cuando salió a cazar conejos. En los años 60 se acondicionó la cueva para ser visitada y permaneció abierta al turismo hasta 1970. Más tarde fue propiedad de sus herederos y en 1995 se vendió a la Administración Pública que fue entonces cuando la abrió de nuevo al turismo, después de adecuar sus instalaciones. Todas las visitas se realizan con acompañamiento de un guía especializado, donde el recorrido presenta una longitud de 220 metros y un desnivel de 19 metros. Se realiza en sentido circular y permite admirar, desde diferentes perspectivas, los volúmenes y formaciones subterráneas.
A 1 hora y 32 minutos en coche. La Cova dels Arcs, además de ser un rincón mágico para ver un amanecer, realizar fotografías o para practicar snorkel (en la sala “dels Inmersionistes”, la de fácil acceso), posee una zona para expertos espeleólogos capaces de adentrarse en la que está considerada como la salida al mar del curso de agua subterránea más larga de España. A la derecha de la Cala del Moraig (El Poble Nou de Benitatxell, Alicante), se encuentra la Cova dels Arcs, una cueva que está considerada como uno de los mejores ejemplos de drenaje de un sistema kárstico, que ha pasado de condiciones continentales o litorales a submarinas. Esta cavidad kárstica, desarrollada inicialmente en condiciones subaéreas, fue inundada durante el último ascenso del nivel del mar (hace aproximadamente 6.000 años). La acción erosiva del oleaje y la disolución del agua marina sobre las rocas calizas ha dado lugar a la imagen actual de esta singular cueva. Actualmente, es un icono emblemático en el litoral valenciano, ya que desde su interior en los días de mar en calma se puede observar la entrada de luz por dos grandes arcos y un agujero superior. Esta cavidad es conocida por el ser humano desde sus primeros ancestros, ya que no solo está en una situación privilegiada para su acceso y escondite de quienes la pudieron alcanzar por tierra, sino que para los hombres del mar tuvo que ser escondrijo de los primeros exploradores de la Península venidos por mar. La Cova dels Arcs sirvió en la antigüedad, entre otros usos, como refugio de marinos y abastecimiento de agua para la población. Sus antecedentes y conocimiento de su existencia generalizada más actual, se puede fechar en los cercanos años de la construcción de la carretera, que desde la localidad del Poble Nou de Benitaxell, se construyó para alcanzar las urbanizaciones de la sierra de la “Llorença”, extendiéndose hasta la misma Cala del “Moraig”, pasando por delante de la boca de la cavidad. En general la primera sala o sala “dels Inmersionistes” es la más conocida (conocida también como ventana estelar), ya que desde ella y a través de un pozo desfondado, a nivel del mar, se puede acceder con gran facilidad al mar abierto, a través de unas salas inferiores de amplias dimensiones. Esta es la zona más conocida y fotografiada, en la que muchos se aventuran a conocerla, sobre todo a los que les gusta la práctica del snorkel, y en la que se recomienda extrema precaución para no resbalarse en las rocas mojadas por el agua del mar. También se recomienda no acceder a esta sala cuando la mar está algo brava, dado que un golpe de ola puede haceros golpear contra una roca. Para muchos, ver un amanecer desde este rincón es algo mágico. Es un lugar muy frecuentado por quienes practican snorkel y el acceso a la sala “dels Inmersionistes” es fácil, en general. Sin embargo, protegida su entrada con una especie de dique y unas pequeñas escaleras artificiales, se encuentra la que está considerada como la salida al mar del curso de agua subterránea más larga de España. Para esta zona, como podréis suponer, deberéis ser avanzados expertos espeleólogos para adentrarse en la cavidad. ACCESO A LA CAVIDAD: Desde el Poble Nou de Benitaxell, se toma la carretera que conduce a las urbanización de la Cumbre del Sol, denominada “Carretera del Puig”. A unos 2330 m. se encuentra la entrada a dicha urbanización, pudiendo seguir sin dificultades. 530 m. más adelante se encuentra un triple cruce en forma de tridente, debiendo tomar el camino central y más ancho, siguiendo ya sin dificultades el último tramo de 2730 m. de recorrido que nos lleva a la hermosa Cala del Moraig tras una fuertísima cuesta descendente. Al final de esta carretera se encuentra la cueva y el aparcadero de la playa.
Cova dels Arcs
A 1 hora y 32 minutos en coche. La Cova dels Arcs, además de ser un rincón mágico para ver un amanecer, realizar fotografías o para practicar snorkel (en la sala “dels Inmersionistes”, la de fácil acceso), posee una zona para expertos espeleólogos capaces de adentrarse en la que está considerada como la salida al mar del curso de agua subterránea más larga de España. A la derecha de la Cala del Moraig (El Poble Nou de Benitatxell, Alicante), se encuentra la Cova dels Arcs, una cueva que está considerada como uno de los mejores ejemplos de drenaje de un sistema kárstico, que ha pasado de condiciones continentales o litorales a submarinas. Esta cavidad kárstica, desarrollada inicialmente en condiciones subaéreas, fue inundada durante el último ascenso del nivel del mar (hace aproximadamente 6.000 años). La acción erosiva del oleaje y la disolución del agua marina sobre las rocas calizas ha dado lugar a la imagen actual de esta singular cueva. Actualmente, es un icono emblemático en el litoral valenciano, ya que desde su interior en los días de mar en calma se puede observar la entrada de luz por dos grandes arcos y un agujero superior. Esta cavidad es conocida por el ser humano desde sus primeros ancestros, ya que no solo está en una situación privilegiada para su acceso y escondite de quienes la pudieron alcanzar por tierra, sino que para los hombres del mar tuvo que ser escondrijo de los primeros exploradores de la Península venidos por mar. La Cova dels Arcs sirvió en la antigüedad, entre otros usos, como refugio de marinos y abastecimiento de agua para la población. Sus antecedentes y conocimiento de su existencia generalizada más actual, se puede fechar en los cercanos años de la construcción de la carretera, que desde la localidad del Poble Nou de Benitaxell, se construyó para alcanzar las urbanizaciones de la sierra de la “Llorença”, extendiéndose hasta la misma Cala del “Moraig”, pasando por delante de la boca de la cavidad. En general la primera sala o sala “dels Inmersionistes” es la más conocida (conocida también como ventana estelar), ya que desde ella y a través de un pozo desfondado, a nivel del mar, se puede acceder con gran facilidad al mar abierto, a través de unas salas inferiores de amplias dimensiones. Esta es la zona más conocida y fotografiada, en la que muchos se aventuran a conocerla, sobre todo a los que les gusta la práctica del snorkel, y en la que se recomienda extrema precaución para no resbalarse en las rocas mojadas por el agua del mar. También se recomienda no acceder a esta sala cuando la mar está algo brava, dado que un golpe de ola puede haceros golpear contra una roca. Para muchos, ver un amanecer desde este rincón es algo mágico. Es un lugar muy frecuentado por quienes practican snorkel y el acceso a la sala “dels Inmersionistes” es fácil, en general. Sin embargo, protegida su entrada con una especie de dique y unas pequeñas escaleras artificiales, se encuentra la que está considerada como la salida al mar del curso de agua subterránea más larga de España. Para esta zona, como podréis suponer, deberéis ser avanzados expertos espeleólogos para adentrarse en la cavidad. ACCESO A LA CAVIDAD: Desde el Poble Nou de Benitaxell, se toma la carretera que conduce a las urbanización de la Cumbre del Sol, denominada “Carretera del Puig”. A unos 2330 m. se encuentra la entrada a dicha urbanización, pudiendo seguir sin dificultades. 530 m. más adelante se encuentra un triple cruce en forma de tridente, debiendo tomar el camino central y más ancho, siguiendo ya sin dificultades el último tramo de 2730 m. de recorrido que nos lleva a la hermosa Cala del Moraig tras una fuertísima cuesta descendente. Al final de esta carretera se encuentra la cueva y el aparcadero de la playa.
A 1 hora y 27 minutos en coche. Si Xàbia (Alicante) se caracteriza por algo es, sin duda, por la piedra tosca, una roca arenisca calcárea formada de dunas de playa hace unos cien mil años. Presente en numerosos edificios y rincones emblemáticos de la población, confiriendo principalmente la arquitectura local y donde se puede encontrar en lugares como el Pont del Llavador, un puente centenario construido entre 1860 y 1886, o en la iglesia de San Bartolomé, situada en la plaza de la Iglesia, esta piedra forma parte del paisaje patrimonial histórico y natural. La piedra tosca fue utilizada por los picapedreros “arrancadors” como ejes para obtener las piezas básicas, posteriormente trabajadas y retocadas. De los más importantes yacimientos o “pedreres” de piedra tosca que pueden verse en Xàbia son, sin duda, los yacimientos de los dos Muntanyars, (el de Dalt y el de Baix), explotados como canteras desde tiempos romanos hasta 1972, donde muy cerca se encuentan los Baños de la Reina, unas piscifactorías romanas que, por desgracia, estuvieron a merced de un hombre afín al régimen de Franco; y la protagonista de nuestro artículo: la Cova Tallada, situada al pie de los acantilados del Cabo de San Antonio y a nivel del mar, en Xàbia. En el interior de esta espectacular cueva, llamada la Cova Tallada, como curiosidad, se han encontrado restos de época andalusí que permiten, imaginar, que esta cantera se usó desde el siglo XII, además de que se cuentan historias de que sirvió como refugio o escondrijo marino durante la Segunda Guerra Mundial. Se podría decir que esta formación no es completamente natural, pues ha sido modificada por el hombre debido a la extracción de la piedra tosca. A esta cueva se puede acceder bien por mar, o desde dos caminos: desde lo alto de las Planas del cabo San Antonio, por un sendero que se asoma al mar desde lo alto de los acantilados y barrancos; o bien por la zona final de la carretera de las Rotas. La espectacularidad de la Cova Tallada no solo reside en su formación natural y artificial, sino también en los restos patrimoniales que en ella residen, así como en la posibilidad de disfrutar de unas vistas únicas y realizar fotografías impresionantes. Llama la atención las marmitas o depósitos de agua que hay, hasta cuatro, en toda la cueva, los cuales recogen los escasos goteos que la cueva presenta. Destaca, además, el exterior de la cueva, perfecto para practicar snorkel; una gran argolla de hierro que, seguramente, empleaban para amarrar las barcas; o la joya patrimonial de esta cueva: una inscripción del siglo XVI en la roca, en la que dice: “PHILIPUS III HISP REX CAVERNAM HANC PENETRAVIT AN MDXCIX” (o dicho de otra manera: Felipe III visitó esta cueva en 1599). A la cueva, como apunte,solo es posible acceder cuando el mar esta en calma, ya que el agua entra en la cueva por varias de sus entradas, formando pequeños lagos interiores, accesibles incluso mediante canoa.​ Recomiendan, sobre todo, madrugar un poco y ver un amanecer desde el interior de la cueva. Del 15 de junio al 30 de septiembre será necesario reservar la visita a la Cova Tallada a través de la página web oficial del Parque Natural del Montgó. El número máximo de visitantes simultáneos en el interior de la Cova no podrá superar las 71 personas. Empresas como Marinalia, Kayakjavea o Aventurapatanegradenia, realizan rutas en Kayak a la Cova Tallada + Snorkel + Espeleología por precios muy asequibles.
24
locals raden deze aan
Cova Tallada
24
locals raden deze aan
A 1 hora y 27 minutos en coche. Si Xàbia (Alicante) se caracteriza por algo es, sin duda, por la piedra tosca, una roca arenisca calcárea formada de dunas de playa hace unos cien mil años. Presente en numerosos edificios y rincones emblemáticos de la población, confiriendo principalmente la arquitectura local y donde se puede encontrar en lugares como el Pont del Llavador, un puente centenario construido entre 1860 y 1886, o en la iglesia de San Bartolomé, situada en la plaza de la Iglesia, esta piedra forma parte del paisaje patrimonial histórico y natural. La piedra tosca fue utilizada por los picapedreros “arrancadors” como ejes para obtener las piezas básicas, posteriormente trabajadas y retocadas. De los más importantes yacimientos o “pedreres” de piedra tosca que pueden verse en Xàbia son, sin duda, los yacimientos de los dos Muntanyars, (el de Dalt y el de Baix), explotados como canteras desde tiempos romanos hasta 1972, donde muy cerca se encuentan los Baños de la Reina, unas piscifactorías romanas que, por desgracia, estuvieron a merced de un hombre afín al régimen de Franco; y la protagonista de nuestro artículo: la Cova Tallada, situada al pie de los acantilados del Cabo de San Antonio y a nivel del mar, en Xàbia. En el interior de esta espectacular cueva, llamada la Cova Tallada, como curiosidad, se han encontrado restos de época andalusí que permiten, imaginar, que esta cantera se usó desde el siglo XII, además de que se cuentan historias de que sirvió como refugio o escondrijo marino durante la Segunda Guerra Mundial. Se podría decir que esta formación no es completamente natural, pues ha sido modificada por el hombre debido a la extracción de la piedra tosca. A esta cueva se puede acceder bien por mar, o desde dos caminos: desde lo alto de las Planas del cabo San Antonio, por un sendero que se asoma al mar desde lo alto de los acantilados y barrancos; o bien por la zona final de la carretera de las Rotas. La espectacularidad de la Cova Tallada no solo reside en su formación natural y artificial, sino también en los restos patrimoniales que en ella residen, así como en la posibilidad de disfrutar de unas vistas únicas y realizar fotografías impresionantes. Llama la atención las marmitas o depósitos de agua que hay, hasta cuatro, en toda la cueva, los cuales recogen los escasos goteos que la cueva presenta. Destaca, además, el exterior de la cueva, perfecto para practicar snorkel; una gran argolla de hierro que, seguramente, empleaban para amarrar las barcas; o la joya patrimonial de esta cueva: una inscripción del siglo XVI en la roca, en la que dice: “PHILIPUS III HISP REX CAVERNAM HANC PENETRAVIT AN MDXCIX” (o dicho de otra manera: Felipe III visitó esta cueva en 1599). A la cueva, como apunte,solo es posible acceder cuando el mar esta en calma, ya que el agua entra en la cueva por varias de sus entradas, formando pequeños lagos interiores, accesibles incluso mediante canoa.​ Recomiendan, sobre todo, madrugar un poco y ver un amanecer desde el interior de la cueva. Del 15 de junio al 30 de septiembre será necesario reservar la visita a la Cova Tallada a través de la página web oficial del Parque Natural del Montgó. El número máximo de visitantes simultáneos en el interior de la Cova no podrá superar las 71 personas. Empresas como Marinalia, Kayakjavea o Aventurapatanegradenia, realizan rutas en Kayak a la Cova Tallada + Snorkel + Espeleología por precios muy asequibles.
A 1 hora y 44 minutos en coche. Las Cuevas del Canelobre son uno de los principales atractivos turísticos no solo de Busot, sino de toda la provincia de Alicante. Emplazadas a 700 metros de altitud en la ladera septentrional de la sierra Cabeçó D’Or –uno de los escasos relieves jurásicos del Prebético en la provincia– son un magnífico ejemplo de cavidad kárstica. Dentro de las cuevas existe un espacio de más de 80.000 m2 al que se puede acceder por un túnel de 45 metros, en el que el agua y la roca han dado lugar a impresionantes formas como estalactitas, estalagmitas, columnas y medusas, entre muchas otras. Historia Esta cavidad se desarrolla en las calizas de Jurásico superior, cuya edad es de 145 millones de años. Aunque poco se conoce de esta cavidad hasta prácticamente el siglo XIX, el descubrimiento de esta cueva ha sido atribuido a los árabes, allá por el siglo X. La cuevas no se abrieron al público hasta pasada la mitad del siglo XX. Durante la contienda de la Guerra Civil se utilizaron como taller de reparación de aviones por el ejército republicano, y fue en ese momento cuando se perforó el actual túnel de acceso a la cavidad, así como varias plataformas en su interior. Lo más destacado Las Cuevas del Canelobre albergan en su interior una de las bóvedas más altas de toda España, con una altura de 70 metros, lo que parece la auténtica bóveda de una catedral. Como elementos destacados podemos nombrar ‘La Sagrada Familia’, un conjunto en el que destaca una columna rocosa de más de 25 metros de altura, y ‘El Canelobre’, una estalagmita en el centro de la sala que tiene una antigüedad de más de 100.000 años. Actividades Además de la sala visitable, las Cuevas del Canelobre tienen habilitadas algunas zonas para la práctica de la espeleología, convirtiéndose en un destino muy apreciado por los amantes de este deporte. Y debido a su impresionante acústica, las Cuevas del Canelobre son con asiduidad el escenario perfecto para numerosas actuaciones musicales que se celebran en Alicante, siendo no solo un espectáculo para la vista, sino también para el oído.
47
locals raden deze aan
Canelobre Caves
47
locals raden deze aan
A 1 hora y 44 minutos en coche. Las Cuevas del Canelobre son uno de los principales atractivos turísticos no solo de Busot, sino de toda la provincia de Alicante. Emplazadas a 700 metros de altitud en la ladera septentrional de la sierra Cabeçó D’Or –uno de los escasos relieves jurásicos del Prebético en la provincia– son un magnífico ejemplo de cavidad kárstica. Dentro de las cuevas existe un espacio de más de 80.000 m2 al que se puede acceder por un túnel de 45 metros, en el que el agua y la roca han dado lugar a impresionantes formas como estalactitas, estalagmitas, columnas y medusas, entre muchas otras. Historia Esta cavidad se desarrolla en las calizas de Jurásico superior, cuya edad es de 145 millones de años. Aunque poco se conoce de esta cavidad hasta prácticamente el siglo XIX, el descubrimiento de esta cueva ha sido atribuido a los árabes, allá por el siglo X. La cuevas no se abrieron al público hasta pasada la mitad del siglo XX. Durante la contienda de la Guerra Civil se utilizaron como taller de reparación de aviones por el ejército republicano, y fue en ese momento cuando se perforó el actual túnel de acceso a la cavidad, así como varias plataformas en su interior. Lo más destacado Las Cuevas del Canelobre albergan en su interior una de las bóvedas más altas de toda España, con una altura de 70 metros, lo que parece la auténtica bóveda de una catedral. Como elementos destacados podemos nombrar ‘La Sagrada Familia’, un conjunto en el que destaca una columna rocosa de más de 25 metros de altura, y ‘El Canelobre’, una estalagmita en el centro de la sala que tiene una antigüedad de más de 100.000 años. Actividades Además de la sala visitable, las Cuevas del Canelobre tienen habilitadas algunas zonas para la práctica de la espeleología, convirtiéndose en un destino muy apreciado por los amantes de este deporte. Y debido a su impresionante acústica, las Cuevas del Canelobre son con asiduidad el escenario perfecto para numerosas actuaciones musicales que se celebran en Alicante, siendo no solo un espectáculo para la vista, sino también para el oído.
A 1 hora y 48 minutos en coche. La Cueva de Don Juan, situada dentro del término municipal de Jalance a unos 660 metros de altitud y muy cerca del río Júcar, es una de las cuevas turísticas visitables más bonitas de la Comunidad Valenciana, además de ser una de las mayores salas subterráneas valencianas con un volumen aproximado de 60.000 m3 -y eso que tiene salas que no son visitables a causa de cavidades de difícil acceso o por desprendimientos-. Objeto de estudio en 1959 por el Centro Excursionista de Valencia con fines espeleológicos, y en 1978 por parte de la Diputación de Valencia, fue posible gracias a ésta última descubrir piezas cerámicas de la Edad del Bronce valenciano o piezas de sílex, confirmando así su utilización humana. Fue abierta al público en 1981, acometiéndose anteriormente obras para la adecuación y explotación turística, actualmente gestionada por el ayuntamiento de Jalance. Puede observarse un ecosistema natural de gran valor debido a las características singulares que alberga y porque constituye un auténtico museo vivo de la Tierra, pidiéndose respeto y cuidado en todo momento, durante la visita, evitando tocar las formaciones. El recorrido, de aproximadamente 500 metros y circular, tiene una duración de unos 30 minutos, donde se pueden observar dos zonas poco diferenciadas que recogen la temperatura de la zona durante todo el año: una más seca, a una temperatura cercana a 17 grados; y una zona húmeda, que se encuentra a unos 15 grados. En el interior de la Cueva de Don Juan pueden observarse numerosas y caprichosas formas, como estalactitas, estalagmitas, banderas, columnas, coladas y otras formaciones, las cuales, a través de la iluminación artificial durante el recorrido, ofrecen un espectáculo único. Desde Jalance hasta la cueva, hay aproximadamente, más o menos, unos 10/11 kilómetros, accediendo por una pista asfaltada rodeada de naturaleza que se encuentra señalizada y en buen estado. Tenéis que tomar como referencia la calle Maestro Honorato Piera, que termina al final de la población, y seguir a continuación las indicaciones.
La Cueva de Don Juan
5 Carrer Tànger
A 1 hora y 48 minutos en coche. La Cueva de Don Juan, situada dentro del término municipal de Jalance a unos 660 metros de altitud y muy cerca del río Júcar, es una de las cuevas turísticas visitables más bonitas de la Comunidad Valenciana, además de ser una de las mayores salas subterráneas valencianas con un volumen aproximado de 60.000 m3 -y eso que tiene salas que no son visitables a causa de cavidades de difícil acceso o por desprendimientos-. Objeto de estudio en 1959 por el Centro Excursionista de Valencia con fines espeleológicos, y en 1978 por parte de la Diputación de Valencia, fue posible gracias a ésta última descubrir piezas cerámicas de la Edad del Bronce valenciano o piezas de sílex, confirmando así su utilización humana. Fue abierta al público en 1981, acometiéndose anteriormente obras para la adecuación y explotación turística, actualmente gestionada por el ayuntamiento de Jalance. Puede observarse un ecosistema natural de gran valor debido a las características singulares que alberga y porque constituye un auténtico museo vivo de la Tierra, pidiéndose respeto y cuidado en todo momento, durante la visita, evitando tocar las formaciones. El recorrido, de aproximadamente 500 metros y circular, tiene una duración de unos 30 minutos, donde se pueden observar dos zonas poco diferenciadas que recogen la temperatura de la zona durante todo el año: una más seca, a una temperatura cercana a 17 grados; y una zona húmeda, que se encuentra a unos 15 grados. En el interior de la Cueva de Don Juan pueden observarse numerosas y caprichosas formas, como estalactitas, estalagmitas, banderas, columnas, coladas y otras formaciones, las cuales, a través de la iluminación artificial durante el recorrido, ofrecen un espectáculo único. Desde Jalance hasta la cueva, hay aproximadamente, más o menos, unos 10/11 kilómetros, accediendo por una pista asfaltada rodeada de naturaleza que se encuentra señalizada y en buen estado. Tenéis que tomar como referencia la calle Maestro Honorato Piera, que termina al final de la población, y seguir a continuación las indicaciones.
Playas cercanas
Nuestro chalet está a unos 30 km del mar, por lo que una visita a alguna de estas playas es actividad obligada en los meses de verano. A continuación os mostramos nuestras preferidas.
A 45 minutos en coche. La playa de El Mareny de Barraquetes, con 900 metros de costa, es una playa no urbanizada, de arena muy fina siendo una de las pocas que quedan todavía con cordón dunar. Además, esta playa suele contar con la Bandera Q, de Calidad Turística. Tiene un paseo marítimo por donde a la gente le encanta pasear, y en este mismo paseo, tiene lugar en las tardes de domingo de verano, un mercadillo que trae a más gente todavía. Es ideal para disfrutar de un buen baño sin aglomeraciones. El entorno donde se enclava es totalmente natural con dunas y abundante vegetación que las fija y las conserva. A pesar de ser una zona de veraneo, algunas familias viven en la Platja del Rei todo el año. En la costa abunda la recolecta de tellinas y a pocos metros los mejillones, percebes, pulpos y congríos principalmente.
Platja del Rei
A 45 minutos en coche. La playa de El Mareny de Barraquetes, con 900 metros de costa, es una playa no urbanizada, de arena muy fina siendo una de las pocas que quedan todavía con cordón dunar. Además, esta playa suele contar con la Bandera Q, de Calidad Turística. Tiene un paseo marítimo por donde a la gente le encanta pasear, y en este mismo paseo, tiene lugar en las tardes de domingo de verano, un mercadillo que trae a más gente todavía. Es ideal para disfrutar de un buen baño sin aglomeraciones. El entorno donde se enclava es totalmente natural con dunas y abundante vegetación que las fija y las conserva. A pesar de ser una zona de veraneo, algunas familias viven en la Platja del Rei todo el año. En la costa abunda la recolecta de tellinas y a pocos metros los mejillones, percebes, pulpos y congríos principalmente.
A 45 minutos en coche. Dentro del Parque Natural de la Albufera, la Playa de la Garrofera ofrece un kilómetro y medio de fina arena, al resguardo de las dunas. Se encuentra entre las playas de El Saler, con la que limita al norte, y la de La Devesa, al sur. El primer tramo de 800 metros que se inicia en la playa del Saler es naturista. Las dunas y la playa pasaron por un periodo de recuperación y ahora están en perfecto estado para disfrutar de un día al sol. Dispone de baños, puesto sanitario, acceso para personas con diversidad funcional y una pasarela adaptada, así como aparcamientos, varias duchas y lavabos.
Playa “la garrofera”
A 45 minutos en coche. Dentro del Parque Natural de la Albufera, la Playa de la Garrofera ofrece un kilómetro y medio de fina arena, al resguardo de las dunas. Se encuentra entre las playas de El Saler, con la que limita al norte, y la de La Devesa, al sur. El primer tramo de 800 metros que se inicia en la playa del Saler es naturista. Las dunas y la playa pasaron por un periodo de recuperación y ahora están en perfecto estado para disfrutar de un día al sol. Dispone de baños, puesto sanitario, acceso para personas con diversidad funcional y una pasarela adaptada, así como aparcamientos, varias duchas y lavabos.
A 45 minutos en coche. Al sur de la gola de La Albufera, es una playa tranquila y de arena fina delimitada por zona residencial conocida como El Perellonet, tras la que se extiende una enorme extensión de cultivos de arroz. Es una playa urbanizada que aunque pierde su encanto natural dispone de muchos servicios, tanto en vigilancia como sanitarios, siendo también una playa accesible para los minusválidos. Pertenece al Parque Natural de la Albufera, siendo esta una extensión de la playa de la Devesa. Se accede a ella a través de la carretera CV-500.
Platja del Recatí
A 45 minutos en coche. Al sur de la gola de La Albufera, es una playa tranquila y de arena fina delimitada por zona residencial conocida como El Perellonet, tras la que se extiende una enorme extensión de cultivos de arroz. Es una playa urbanizada que aunque pierde su encanto natural dispone de muchos servicios, tanto en vigilancia como sanitarios, siendo también una playa accesible para los minusválidos. Pertenece al Parque Natural de la Albufera, siendo esta una extensión de la playa de la Devesa. Se accede a ella a través de la carretera CV-500.
A 45 minutos en coche. La playa de Tavernes tiene una longitud de 2.070 metros, con un tipo de arena dorada y fina. Dispone de playa accesible y cada día es más habitual ver la práctica de deportes naúticos, como el windsurf y el kitesurf. Hay un paseo marítimo donde la gente disfruta de paseos rodeados de comercios y restaurantes.
Playa de Tavernes de la Valldigna
A 45 minutos en coche. La playa de Tavernes tiene una longitud de 2.070 metros, con un tipo de arena dorada y fina. Dispone de playa accesible y cada día es más habitual ver la práctica de deportes naúticos, como el windsurf y el kitesurf. Hay un paseo marítimo donde la gente disfruta de paseos rodeados de comercios y restaurantes.
A 45 minutos en coche. Se trata de una pequeña playa situada al norte de la desembocadura de la laguna de l’Estany, en la que se puede disfrutar de la tranquilidad de un espacio especialmente dotado para el disfrute familiar, con aguas limpias y arena fina junto a una zona de gran valor ecológico.
Playa de L'Estany
43 Avinguda de l'Estany
A 45 minutos en coche. Se trata de una pequeña playa situada al norte de la desembocadura de la laguna de l’Estany, en la que se puede disfrutar de la tranquilidad de un espacio especialmente dotado para el disfrute familiar, con aguas limpias y arena fina junto a una zona de gran valor ecológico.
Planes veraniegos
¿Prefieres un chapuzón en plena naturaleza o simplemente, la playa no es lo tuyo? Esta es tu sección. También puedes completar la jornada visitando alguno de los "Lugares emblemáticos" que os proponemos o alguna de las "Cuevas para visitar".
A 43 minutos en coche. Aproximadamente a 1 km al suroeste de Anna y a una altitud de 195 m. sobre el nivel del mar, se encuentra el pequeño lago de origen natural llamado "La Albufera de Anna". Era antes un pantano con barro y difícil transitar por él hasta que a principios de siglo XX se limpió todo y es unos de los lugares más turísticos de toda Valencia. Mide unos 180 m. de este a oeste y 300 m. de norte a sur, siendo su profundidad de unos 5 m., estando rodeado de sauces y chopos que, en verano, producen una acogedora sombra, en la que se refugian sus visitantes. De su fondo brotan grandes manantiales de agua, abundando numerosos ullals (ojos, manantiales) que lo alimentan continuamente. Es el principal atractivo turístico de Anna, junto con el Gorgo de la Escalera (que podéis consultar en esta guía), el Gorgo Catalán, y la Fuente Negra. El agua de la laguna procede de nacimientos de Anna (pozos artesianos), que afloran aquí por ser una pequeña depresión que corta el nivel freático de la zona, lo mismo que sucede en otras partes cercanas. También podéis aprovechar para visitar el palacio de los Condes de Cervelló (os encantará). En la actualidad, el Palacio de los Condes de Cervelló está rehabilitado y convertido en un Centro de Difusión Patrimonial, albergando actualmente el Museo Etnológico de la Villa, y el Museo del Agua, aunque en un futuro próximo dispondrá también de un Museo Arqueológico. El palacio de los Condes de Cervelló está situado en el Paseo Alameda nº 4 de Anna (Valencia). Fue restaurado y adaptado como vivienda a comienzos del siglo XVII, tras conceder el rey Felipe III el 3 de mayo de 1604 la villa de Anna con el título de Condado a Fernando Pujades de Borja que residió en él con su familia. Seguro que os sorprenderá.
Albufera de Anna - Piscina
3 Partida Albufera
A 43 minutos en coche. Aproximadamente a 1 km al suroeste de Anna y a una altitud de 195 m. sobre el nivel del mar, se encuentra el pequeño lago de origen natural llamado "La Albufera de Anna". Era antes un pantano con barro y difícil transitar por él hasta que a principios de siglo XX se limpió todo y es unos de los lugares más turísticos de toda Valencia. Mide unos 180 m. de este a oeste y 300 m. de norte a sur, siendo su profundidad de unos 5 m., estando rodeado de sauces y chopos que, en verano, producen una acogedora sombra, en la que se refugian sus visitantes. De su fondo brotan grandes manantiales de agua, abundando numerosos ullals (ojos, manantiales) que lo alimentan continuamente. Es el principal atractivo turístico de Anna, junto con el Gorgo de la Escalera (que podéis consultar en esta guía), el Gorgo Catalán, y la Fuente Negra. El agua de la laguna procede de nacimientos de Anna (pozos artesianos), que afloran aquí por ser una pequeña depresión que corta el nivel freático de la zona, lo mismo que sucede en otras partes cercanas. También podéis aprovechar para visitar el palacio de los Condes de Cervelló (os encantará). En la actualidad, el Palacio de los Condes de Cervelló está rehabilitado y convertido en un Centro de Difusión Patrimonial, albergando actualmente el Museo Etnológico de la Villa, y el Museo del Agua, aunque en un futuro próximo dispondrá también de un Museo Arqueológico. El palacio de los Condes de Cervelló está situado en el Paseo Alameda nº 4 de Anna (Valencia). Fue restaurado y adaptado como vivienda a comienzos del siglo XVII, tras conceder el rey Felipe III el 3 de mayo de 1604 la villa de Anna con el título de Condado a Fernando Pujades de Borja que residió en él con su familia. Seguro que os sorprenderá.
A 56 minutos en coche. En el término municipal de Navarrés se encuentra un precioso sendero lleno de cascadas y frondosa vegetación, toda una gozada poder disfrutar de un agradable paseo en plena naturaleza o de un baño cuando aprieta el calor en una de sus cascadas, el Chorrador. La ruta comienza en el parking habilitado que hay a la salida de Navarrés en dirección Quesa, un parking que podéis ver mejor en Google Maps si buscáis “parking del Chorrador”. Desde ahí, bajando el sendero, os encontraréis la Fuente Clara, el Chorrador, un sendero entre vegetación, diversos saltos de agua y el pozo de las Quebradas.
Navarrés
A 56 minutos en coche. En el término municipal de Navarrés se encuentra un precioso sendero lleno de cascadas y frondosa vegetación, toda una gozada poder disfrutar de un agradable paseo en plena naturaleza o de un baño cuando aprieta el calor en una de sus cascadas, el Chorrador. La ruta comienza en el parking habilitado que hay a la salida de Navarrés en dirección Quesa, un parking que podéis ver mejor en Google Maps si buscáis “parking del Chorrador”. Desde ahí, bajando el sendero, os encontraréis la Fuente Clara, el Chorrador, un sendero entre vegetación, diversos saltos de agua y el pozo de las Quebradas.
A 1 hora y 24 minutos en coche. En el Valle del Tuéjar, en la comarca de Los Serranos, tenemos esta preciosa piscina en medio de la naturaleza. Además, si subes un poco encuentras un pequeño espacio en el que las aguas han formado un pequeño lago. Tiene también una zona de merenderos para pasar todo el día en remojo. El Azud, antiguamente conocido por la presa que recogía agua para la acequia mayor del pueblo, se caracteriza por su frondosa vegetación. Es aquí donde podemos ver las hermosas vistas que proporciona el nacimiento del río Tuéjar, de aguas puras y cristalinas. En este área recreativa podemos pasar un día en familia y huir de las altas temperaturas en verano, bañándonos en las aguas fresquitas de El Pozo de las Escaleras. Se trata de una piscina natural formada en el nacimiento del río Tuéjar, donde tanto los vecinos de la localidad como numerosos turistas acuden cada año. Para completar la excursión podemos visitar la microreserva de flora, conocida por el nombre “Riberas del río Tuéjar”. Es un espacio protegido y de gran valor paisajístico y natural. Aquí podemos encontrar una gran variedad de especies arbóreas como: chopos, sauces, juncos, adelfa, álamos blancos e incluso alguna secuoya. Además podemos disfrutar de la fauna que alberga este magnífico ecosistema entre los que se encuentran aves como el águila real, el águila perdicera o el búho real. Alrededores de El Azud Este espacio natural de gran valor ecológico cuenta con diferentes zonas muy interesantes, como por ejemplo una pequeña cascada, el Puente de Tudela o el Mirador de la Peña del Mediodía. Los más pequeños podrán pasárselo en grande en el parque infantil disponible para jugar en él. También podremos descansar y comer en las mesas de picnic que están justo al lado del parque, para no perder de vista a los niños. Acceso y aparcamiento Estas piscinas de aguas puras y cristalinas están ubicadas en el nacimiento del río Tuéjar y llegar hasta ellas es bastante sencillo. El acceso a este paraje se realiza a través de dos carreteras que parten de la localidad de Tuéjar y que están muy bien señalizadas. El área recreativa cuenta con una zona de aparcamiento para poder dejar el vehículo cómodamente. Recomendaciones Es aconsejable ir con ropa cómoda y calzado deportivo sobre todo si después del baño queremos hacer un poco de senderismo o subir al mirador. En la mochila no puede faltar ropa de baño, toalla, crema solar, gorra, gafas y unos escarpines o zapatillas. Estos últimos mejor que sean acuáticos, que puedan mojarse para no hacernos daño con el fondo de la poza. Si queremos disfrutar de una rica comida campestre tendremos que llevar agua y la comida.
El Azud, Tuejar
24 Diseminado Tuejar o t
A 1 hora y 24 minutos en coche. En el Valle del Tuéjar, en la comarca de Los Serranos, tenemos esta preciosa piscina en medio de la naturaleza. Además, si subes un poco encuentras un pequeño espacio en el que las aguas han formado un pequeño lago. Tiene también una zona de merenderos para pasar todo el día en remojo. El Azud, antiguamente conocido por la presa que recogía agua para la acequia mayor del pueblo, se caracteriza por su frondosa vegetación. Es aquí donde podemos ver las hermosas vistas que proporciona el nacimiento del río Tuéjar, de aguas puras y cristalinas. En este área recreativa podemos pasar un día en familia y huir de las altas temperaturas en verano, bañándonos en las aguas fresquitas de El Pozo de las Escaleras. Se trata de una piscina natural formada en el nacimiento del río Tuéjar, donde tanto los vecinos de la localidad como numerosos turistas acuden cada año. Para completar la excursión podemos visitar la microreserva de flora, conocida por el nombre “Riberas del río Tuéjar”. Es un espacio protegido y de gran valor paisajístico y natural. Aquí podemos encontrar una gran variedad de especies arbóreas como: chopos, sauces, juncos, adelfa, álamos blancos e incluso alguna secuoya. Además podemos disfrutar de la fauna que alberga este magnífico ecosistema entre los que se encuentran aves como el águila real, el águila perdicera o el búho real. Alrededores de El Azud Este espacio natural de gran valor ecológico cuenta con diferentes zonas muy interesantes, como por ejemplo una pequeña cascada, el Puente de Tudela o el Mirador de la Peña del Mediodía. Los más pequeños podrán pasárselo en grande en el parque infantil disponible para jugar en él. También podremos descansar y comer en las mesas de picnic que están justo al lado del parque, para no perder de vista a los niños. Acceso y aparcamiento Estas piscinas de aguas puras y cristalinas están ubicadas en el nacimiento del río Tuéjar y llegar hasta ellas es bastante sencillo. El acceso a este paraje se realiza a través de dos carreteras que parten de la localidad de Tuéjar y que están muy bien señalizadas. El área recreativa cuenta con una zona de aparcamiento para poder dejar el vehículo cómodamente. Recomendaciones Es aconsejable ir con ropa cómoda y calzado deportivo sobre todo si después del baño queremos hacer un poco de senderismo o subir al mirador. En la mochila no puede faltar ropa de baño, toalla, crema solar, gorra, gafas y unos escarpines o zapatillas. Estos últimos mejor que sean acuáticos, que puedan mojarse para no hacernos daño con el fondo de la poza. Si queremos disfrutar de una rica comida campestre tendremos que llevar agua y la comida.
A 1 hora y 5 minutos en coche. Bugarra, un municipio de la provincia de Valencia en la comarca de Los Serranos, cuenta con una preciosa playa fluvial, una de las más bonitas piscinas naturales de la Comunidad Valenciana. El río Turia, que cruza el término de oeste a este a su paso por Bugarra, aunque también es drenado por los barrancos de la Fuente y de Marjuela, deja una bella estampa en la que podéis encontrar un par de saltos en una zona apta para pasar el día. La mejor zona para el baño en el río (la playa fluvial), es la cercana al Camping Río Turia Bugarra, donde se puede acampar, realizar rutas de senderismo, piragüismo, mountain bike y cualquier deporte al aire libre. Ésta se encuentra en la partida de La Palmereta, donde un pequeño azud de piedras ayuda a que se forme un amplio lago, permitiendo que la corriente del Turia se detenga momentáneamente para tomar un baño refrescante. Para llegar a la zona, tenéis que casi terminar la población y girar a la izquierda para bajar hasta el río. Para el baño, es recomendable usar zapatillas de río, puesto que es el agua está lleno de piedras. Las aguas claras y cristalinas, además de frías, son perfectas para disfrutar de una visita en plena naturaleza, donde podrás observar los peces en el río. Para aquellos que busquen algo más artificial, justo al lado tenéis la piscina del camping, cuyo precio es de 1,50 euros. Existe una tasa por control de acceso y estacionamiento en el aparcamiento municipal junto al Rio Turia (EN ÉPOCAS DE MASIFICACIÓN, EN VERANO), para aparcar lo más cercano a la playa fluvial por si vais cargados, estando obligados al pago de la misma, en concepto de contribuyentes, los conductores de los vehículos de tracción mecánica que accedan a la zona de estacionamiento reservada al efecto. La cantidad a liquidar y exigir, en concepto de cuota tributaria, es de 5 euros por vehículo y día para un turismo y de 3 euros por día para las motocicletas, donde la tasa se devengará, y la obligación de contribuir nacerá, desde el momento en que se autorice el ingreso del vehículo en las instalaciones del estacionamiento mediante la entrega del correspondiente justificante, que deberá ser colocado en lugar visible del interior delantero del vehículo. La tasa te la cobran, sobre todo, en temporada alta y fines de semana, aunque puede que en alguna ocasión os encontréis que no os cobren el acceso, pero siempre podéis aparcar en la cercanía, en la población, y caminar por si no deseáis pagar los 5 euros.
Playa Fluvial Bugarra
25D Camino Cementerio
A 1 hora y 5 minutos en coche. Bugarra, un municipio de la provincia de Valencia en la comarca de Los Serranos, cuenta con una preciosa playa fluvial, una de las más bonitas piscinas naturales de la Comunidad Valenciana. El río Turia, que cruza el término de oeste a este a su paso por Bugarra, aunque también es drenado por los barrancos de la Fuente y de Marjuela, deja una bella estampa en la que podéis encontrar un par de saltos en una zona apta para pasar el día. La mejor zona para el baño en el río (la playa fluvial), es la cercana al Camping Río Turia Bugarra, donde se puede acampar, realizar rutas de senderismo, piragüismo, mountain bike y cualquier deporte al aire libre. Ésta se encuentra en la partida de La Palmereta, donde un pequeño azud de piedras ayuda a que se forme un amplio lago, permitiendo que la corriente del Turia se detenga momentáneamente para tomar un baño refrescante. Para llegar a la zona, tenéis que casi terminar la población y girar a la izquierda para bajar hasta el río. Para el baño, es recomendable usar zapatillas de río, puesto que es el agua está lleno de piedras. Las aguas claras y cristalinas, además de frías, son perfectas para disfrutar de una visita en plena naturaleza, donde podrás observar los peces en el río. Para aquellos que busquen algo más artificial, justo al lado tenéis la piscina del camping, cuyo precio es de 1,50 euros. Existe una tasa por control de acceso y estacionamiento en el aparcamiento municipal junto al Rio Turia (EN ÉPOCAS DE MASIFICACIÓN, EN VERANO), para aparcar lo más cercano a la playa fluvial por si vais cargados, estando obligados al pago de la misma, en concepto de contribuyentes, los conductores de los vehículos de tracción mecánica que accedan a la zona de estacionamiento reservada al efecto. La cantidad a liquidar y exigir, en concepto de cuota tributaria, es de 5 euros por vehículo y día para un turismo y de 3 euros por día para las motocicletas, donde la tasa se devengará, y la obligación de contribuir nacerá, desde el momento en que se autorice el ingreso del vehículo en las instalaciones del estacionamiento mediante la entrega del correspondiente justificante, que deberá ser colocado en lugar visible del interior delantero del vehículo. La tasa te la cobran, sobre todo, en temporada alta y fines de semana, aunque puede que en alguna ocasión os encontréis que no os cobren el acceso, pero siempre podéis aparcar en la cercanía, en la población, y caminar por si no deseáis pagar los 5 euros.
A 1 hora y 14 minutos en coche. Los Charcos de Quesa son un conjunto de cuatro piscinas naturales de diferentes tamaños y profundidades. Se encajan entre montañas y bosques de pinos, arbustos y plantas aromáticas. El responsable del espacio es el río Grande. Para llegar, se puede realizar una ruta lineal y fácil desde Quesa, atravesando el barranco del río y siguiendo su curso. También pasa por el rincón la ruta PR-204 hasta los Charcos de la Horteta. La opción más sencilla es aparcar el coche en el Área Recreativa de los Charcos de Quesa. En todos los charcos se permite el baño. Las pozas del río Grande se encuentran a 7 km del pueblo de Quesa. Desde el pueblo y por la Ruta Río de las Cuevas se llega fácilmente. El recorrido está señalizado y sólo hay que seguir la dirección “Los Charcos”. En el Área Recreativa de los Charcos de Quesa hay espacios con sombra, fuente, mesas y aseos. En la época de mayor afluencia se ha de pagar 2€ para acceder a los charcos, como medida de control del espacio natural. Se puede acceder en coche al Área Recreativa y aparcar. También se puede seguir un tramo de la ruta PR-204 desde Quesa hasta los Charcos de la Horteta.
Los Charcos de Quesa
A 1 hora y 14 minutos en coche. Los Charcos de Quesa son un conjunto de cuatro piscinas naturales de diferentes tamaños y profundidades. Se encajan entre montañas y bosques de pinos, arbustos y plantas aromáticas. El responsable del espacio es el río Grande. Para llegar, se puede realizar una ruta lineal y fácil desde Quesa, atravesando el barranco del río y siguiendo su curso. También pasa por el rincón la ruta PR-204 hasta los Charcos de la Horteta. La opción más sencilla es aparcar el coche en el Área Recreativa de los Charcos de Quesa. En todos los charcos se permite el baño. Las pozas del río Grande se encuentran a 7 km del pueblo de Quesa. Desde el pueblo y por la Ruta Río de las Cuevas se llega fácilmente. El recorrido está señalizado y sólo hay que seguir la dirección “Los Charcos”. En el Área Recreativa de los Charcos de Quesa hay espacios con sombra, fuente, mesas y aseos. En la época de mayor afluencia se ha de pagar 2€ para acceder a los charcos, como medida de control del espacio natural. Se puede acceder en coche al Área Recreativa y aparcar. También se puede seguir un tramo de la ruta PR-204 desde Quesa hasta los Charcos de la Horteta.
A 1 hora y 11 minutos en coche. En Sot de Chera podéis encontrar un bello lugar que alberga una piscina natural, además de una población con encanto y rutas de senderismo a realizar. Un lugar perfecto en plena naturaleza para darse un baño, sin ninguna duda. Conocido como el “Charco El Gruñidor”, es un lugar perfecto y apto para el baño, además de ser muy visitado tanto por los vecinos como por los turistas. Sot de Chera, una pequeña población de apenas poco más de 300 habitantes en la comarca de la Serranía de Valencia, dispone de un gran espacio público que en invierno se utiliza como un agradable paseo y en verano es una zona apta para el baño, siendo uno de los principales recursos turísticos del municipio. A lo largo del año, son numerosas las personas que se acercan a disfrutar de este agradable paraje, conocido popularmente como “Charco El Gruñidor”. Con una longitud de 12 kilómetros aproximadamente, el río Sot pasa por el término municipal de oeste a este, nace en el paraje conocido como Las Fuentes y es afluente del Turia por la derecha. El Río Sot cruza el municipio y pasa a escasos metros del mismo, de curso regular y encajado en un sistema rocoso logra que se formen atractivos y bonitos paisajes como el paraje de Las Fuentes, donde nace el río; La Canal, donde el río forma unas balsas naturales, de gran belleza, rodeadas de frondosa vegetación y de los restos del acueducto romano que lo cruza y que en la antigüedad permitía llevar el agua a un lado y a otro del río aprovechando el paso de la acequia. A pocos metros del núcleo urbano, cruza el río que se aprovechó para embalsarlo y crear así unas piscinas naturales aptas para el baño. El acceso, una vez llegáis a la población, está indicado mediante señales como “El Gruñidor”. El parking público de la población tiene un coste por estancia de coche en los fines de semana y festivos de cinco euros.
Chera-Sot de Chera Natural Park
A 1 hora y 11 minutos en coche. En Sot de Chera podéis encontrar un bello lugar que alberga una piscina natural, además de una población con encanto y rutas de senderismo a realizar. Un lugar perfecto en plena naturaleza para darse un baño, sin ninguna duda. Conocido como el “Charco El Gruñidor”, es un lugar perfecto y apto para el baño, además de ser muy visitado tanto por los vecinos como por los turistas. Sot de Chera, una pequeña población de apenas poco más de 300 habitantes en la comarca de la Serranía de Valencia, dispone de un gran espacio público que en invierno se utiliza como un agradable paseo y en verano es una zona apta para el baño, siendo uno de los principales recursos turísticos del municipio. A lo largo del año, son numerosas las personas que se acercan a disfrutar de este agradable paraje, conocido popularmente como “Charco El Gruñidor”. Con una longitud de 12 kilómetros aproximadamente, el río Sot pasa por el término municipal de oeste a este, nace en el paraje conocido como Las Fuentes y es afluente del Turia por la derecha. El Río Sot cruza el municipio y pasa a escasos metros del mismo, de curso regular y encajado en un sistema rocoso logra que se formen atractivos y bonitos paisajes como el paraje de Las Fuentes, donde nace el río; La Canal, donde el río forma unas balsas naturales, de gran belleza, rodeadas de frondosa vegetación y de los restos del acueducto romano que lo cruza y que en la antigüedad permitía llevar el agua a un lado y a otro del río aprovechando el paso de la acequia. A pocos metros del núcleo urbano, cruza el río que se aprovechó para embalsarlo y crear así unas piscinas naturales aptas para el baño. El acceso, una vez llegáis a la población, está indicado mediante señales como “El Gruñidor”. El parking público de la población tiene un coste por estancia de coche en los fines de semana y festivos de cinco euros.
A 49 minutos en coche. El río Sellent, a su paso por Bolbaite (Valencia), es quizás uno de los grandes atractivos de la pequeña población de la comarca de la Canal de Navarrés. Su desembocadura nos lleva a la conocida área recreativa “Paraje del Río Sellent”, donde el río se convierte en un lago natural acondicionado como zona de baño y por donde, al cabo del verano, pasan miles de personas. La zona dispone de mesas y bancos, llamada por los bolbaitinos “los merenderos”, ideal para pasar un día de descanso con amigos o familia en plena naturaleza. Es un lugar perfecto para pasar el día, donde poder disfrutar de una zona acondicionada para el baño. Subiendo río arriba, encontramos diversos gorgos, siendo el más característico el “Gorgo Cadena”, habilitado también como zona de baño y que cuenta con una cueva sumergida de gran interés espeleológico. ACCESOS: El acceso al lago del río de Bolbaite está en la segunda rotonda de acceso al pueblo, desde la CV-580. Hay un grafiti que indica el acceso desde esta zona. Puedes aparcar en los alrededores y bajar por un sendero. Caminando unos 100 metros. Si entras por la primera rotonda (la de las ocas), al final de la Avenida del Catorce, en la rotonda tomas la tercera salida, por la calle con pendiente pronunciada. Y llegas al mismo punto. ( Hay un señal que indica acceso al lago). También se puede acceder desde el casco antiguo del pueblo, pero en este caso no podrá acceder con el coche, pues el acceso está limitado a los vecinos. Tendrás que aparcar en la calles del pueblo y caminar hasta el lago del río. SERVICIOS: • Hay una zona de merenderos, con mesas y bancos. • Fuentes. • Duchas. • Aseos. Existe una tasa por las instalaciones, servicios o actividades, prestados o realizados por el Ayuntamiento de Bolbaite. Las tarifas son: • HASTA 5 AÑOS: GRATUITA • MAYORES DE 5 AÑOS: 2 € • MAYORES DE 65 AÑOS Y PENSIONISTAS: 1,50 €
Bolbaite
A 49 minutos en coche. El río Sellent, a su paso por Bolbaite (Valencia), es quizás uno de los grandes atractivos de la pequeña población de la comarca de la Canal de Navarrés. Su desembocadura nos lleva a la conocida área recreativa “Paraje del Río Sellent”, donde el río se convierte en un lago natural acondicionado como zona de baño y por donde, al cabo del verano, pasan miles de personas. La zona dispone de mesas y bancos, llamada por los bolbaitinos “los merenderos”, ideal para pasar un día de descanso con amigos o familia en plena naturaleza. Es un lugar perfecto para pasar el día, donde poder disfrutar de una zona acondicionada para el baño. Subiendo río arriba, encontramos diversos gorgos, siendo el más característico el “Gorgo Cadena”, habilitado también como zona de baño y que cuenta con una cueva sumergida de gran interés espeleológico. ACCESOS: El acceso al lago del río de Bolbaite está en la segunda rotonda de acceso al pueblo, desde la CV-580. Hay un grafiti que indica el acceso desde esta zona. Puedes aparcar en los alrededores y bajar por un sendero. Caminando unos 100 metros. Si entras por la primera rotonda (la de las ocas), al final de la Avenida del Catorce, en la rotonda tomas la tercera salida, por la calle con pendiente pronunciada. Y llegas al mismo punto. ( Hay un señal que indica acceso al lago). También se puede acceder desde el casco antiguo del pueblo, pero en este caso no podrá acceder con el coche, pues el acceso está limitado a los vecinos. Tendrás que aparcar en la calles del pueblo y caminar hasta el lago del río. SERVICIOS: • Hay una zona de merenderos, con mesas y bancos. • Fuentes. • Duchas. • Aseos. Existe una tasa por las instalaciones, servicios o actividades, prestados o realizados por el Ayuntamiento de Bolbaite. Las tarifas son: • HASTA 5 AÑOS: GRATUITA • MAYORES DE 5 AÑOS: 2 € • MAYORES DE 65 AÑOS Y PENSIONISTAS: 1,50 €
A 41 minutos en coche. El Gorgo de la Escalera es un bello paraje natural próximo al casco urbano de Anna, muy cercano al campo de fútbol, donde aparece como un gran cañón esculpido por las aguas del río al cual se accede a través de 136 escalones. En sus frías aguas uno puede darse un baño o simplemente relajarse con la contemplación del paisaje y el sonido del agua que se precipita en forma de cascada en las profundidades del barranco, en otro tiempo aprovechada para la producción de electricidad. A pesar de que en temporada alta -época estival- os cobran por la estancia y aparcamiento del coche, vale la pena su visita. Esta tasa es de apenas unos euros y también es válida para la albufera de Anna (la podéis encontrar también en esta guía), por si la queréis visitar el mismo día. Pero lo realmente atractivo del paraje, muy común y masificado en época estival, son las bellas cascadas que bautizan la zona de baño a la que se accede por los 136 escalones. Estos saltos, sin embargo, son de muy difícil acceso si no se practica barranquismo acuático, o se toma otro camino para llegar hasta ellas, como hace alguna gente. Este pequeño camino al que se accede en coche, indicado con un cartel que pone “Gorgo de la Escalera”, está próximo a la gasolinera 24 horas de Anna, que está justo al salir del pueblo en dirección Estubeny. A través de ese camino de huerta, en 1 minuto llegaréis a un descampado y aparcáis allí. Después tomáis la senda (que no está señalizada) a través de la huerta con mucho cuidado, pues la senda es algo dificultosa en algunos puntos. Tenéis que bajar por un camino, si es que se le puede llamar así, donde hay una gran tubería pegada a la tierra y, después, tomar el camino derecho pegados al cañón. Posteriormente, cuando tengáis posibilidad, tenéis que bajar al río y cruzar al otro extremo o margen, pudiendo hacerlo en una primera parte (pasaréis a través de un tronco de árbol y piedras) o en una zona donde hay un palé en medio del río a modo de puente. A partir de ahí, es continuar siempre recto hasta llegar a chocaros con las cascadas del Gorgo de la Escalera. Bella recompensa tras una caminata de poco más de 20 minutos desde la zona de aparcamiento. También podéis aprovechar para visitar el palacio de los Condes de Cervelló (os encantará). En la actualidad, el Palacio de los Condes de Cervelló está rehabilitado y convertido en un Centro de Difusión Patrimonial, albergando actualmente el Museo Etnológico de la Villa, y el Museo del Agua, aunque en un futuro próximo dispondrá también de un Museo Arqueológico. El palacio de los Condes de Cervelló está situado en el Paseo Alameda nº 4 de Anna (Valencia). Fue restaurado y adaptado como vivienda a comienzos del siglo XVII, tras conceder el rey Felipe III el 3 de mayo de 1604 la villa de Anna con el título de Condado a Fernando Pujades de Borja que residió en él con su familia. Seguro que os sorprenderá.
Gorgo de la Escalera
34 Diseminado Poligono 11
A 41 minutos en coche. El Gorgo de la Escalera es un bello paraje natural próximo al casco urbano de Anna, muy cercano al campo de fútbol, donde aparece como un gran cañón esculpido por las aguas del río al cual se accede a través de 136 escalones. En sus frías aguas uno puede darse un baño o simplemente relajarse con la contemplación del paisaje y el sonido del agua que se precipita en forma de cascada en las profundidades del barranco, en otro tiempo aprovechada para la producción de electricidad. A pesar de que en temporada alta -época estival- os cobran por la estancia y aparcamiento del coche, vale la pena su visita. Esta tasa es de apenas unos euros y también es válida para la albufera de Anna (la podéis encontrar también en esta guía), por si la queréis visitar el mismo día. Pero lo realmente atractivo del paraje, muy común y masificado en época estival, son las bellas cascadas que bautizan la zona de baño a la que se accede por los 136 escalones. Estos saltos, sin embargo, son de muy difícil acceso si no se practica barranquismo acuático, o se toma otro camino para llegar hasta ellas, como hace alguna gente. Este pequeño camino al que se accede en coche, indicado con un cartel que pone “Gorgo de la Escalera”, está próximo a la gasolinera 24 horas de Anna, que está justo al salir del pueblo en dirección Estubeny. A través de ese camino de huerta, en 1 minuto llegaréis a un descampado y aparcáis allí. Después tomáis la senda (que no está señalizada) a través de la huerta con mucho cuidado, pues la senda es algo dificultosa en algunos puntos. Tenéis que bajar por un camino, si es que se le puede llamar así, donde hay una gran tubería pegada a la tierra y, después, tomar el camino derecho pegados al cañón. Posteriormente, cuando tengáis posibilidad, tenéis que bajar al río y cruzar al otro extremo o margen, pudiendo hacerlo en una primera parte (pasaréis a través de un tronco de árbol y piedras) o en una zona donde hay un palé en medio del río a modo de puente. A partir de ahí, es continuar siempre recto hasta llegar a chocaros con las cascadas del Gorgo de la Escalera. Bella recompensa tras una caminata de poco más de 20 minutos desde la zona de aparcamiento. También podéis aprovechar para visitar el palacio de los Condes de Cervelló (os encantará). En la actualidad, el Palacio de los Condes de Cervelló está rehabilitado y convertido en un Centro de Difusión Patrimonial, albergando actualmente el Museo Etnológico de la Villa, y el Museo del Agua, aunque en un futuro próximo dispondrá también de un Museo Arqueológico. El palacio de los Condes de Cervelló está situado en el Paseo Alameda nº 4 de Anna (Valencia). Fue restaurado y adaptado como vivienda a comienzos del siglo XVII, tras conceder el rey Felipe III el 3 de mayo de 1604 la villa de Anna con el título de Condado a Fernando Pujades de Borja que residió en él con su familia. Seguro que os sorprenderá.
A 49 minutos en coche. Junto al paraje de las Ermitas de Vallada (Valencia), dos preciosas ermitas -la Ermita del Cristo, del S. XIX, y la Ermita de San Sebastián, de 1746- a unos minutos de la población y enclavadas en una zona natural (lugar donde también hay una gruta con una virgen de Lourdes), se encuentra el llamado paraje natural de la Saraella de Vallada, también conocido como de la Saladella. Allá, entre pinos y numerosa vegetación y fauna, el visitante puede disfrutar de un paseo por la Saraella, Penyó i Corda del Castell (SL El Penyó), un paisaje Kárstico espectacular donde se encuentra el Túnel del Sumidor y una corriente de agua salada única en la región -lugar donde el contraste de los yesos rojos, las calizas grises y el verde de la vegetación, confiere a esta zona una gran belleza-; o de la Saraella Llarga (PR-V El Tossal), la continuación natural del área de la Saraella en la que, en su recorrido, puede observarse la presencia de afloramientos paleontológicos de invertebrados marinos que indican el origen geológico de la región. Pero si algo llama poderosamente la atención del lugar, además del paraje natural y las ermitas cercanas, es que con la llegada del buen tiempo, sobre todo en verano, si buscas un destino de interior para pasar el día y darte un buen chapuzón, Vallada puede ser una buena elección gracias a su piscina de agua salada natural (sí, has leído bien). Y es que, queridos amigos, Vallada no solo es una opción senderista recomendable en distintas épocas del año, sobre todo gracias a recorridos como la subida al Castillo de Vallada y al Penyó o los distintos que pueden hacerse en la población, como el PR-CV 305 Els Molars; el SL-CV 87 Tarrassos; el SL-CV El Penyó; el PR-CV El Tossal; un tramo del GR-7; una pequeña parte del Camí de Santiago; o el GR-237 “Massís del Caroig”, sino que también es un destino atractivo para aquellos que buscan sol y montaña y la ya mencionada particularidad: una piscina de agua salada natural que, por normativa, está clorada. Lógicamente, aunque comúnmente la piscina es de agua salada natural, no siempre puede serlo, ya que siempre que las condiciones lo permitan (haya afloración salina), se llenará con el agua salada del río. Tal y como leemos desde el propio Ayuntamiento, “la presencia en la Saraella de una corriente de agua salada viene dada desde la surgencia de la Font de la Saraella hasta su desembocadura en el río Cànyoles, afluente del río Albaida. Esta elevada salinidad (40 gr/l.) se debe a que discurre por los materiales yesíferos y a la presencia de una lámina salina de halita antes de la surgencia. Agua que por supuesto no es potable, pero que tradicionalmente se le ha conferido ciertas propiedades dermatológicas. Desde el punto de vista biológico, hay que destacar la presencia en el medio acuático de un alga típica de zonas salobres próximas al mar (Enteromorpha intestinales) y muy rara en el interior”. En la zona hay una área recreativa que dispone de bancos y mesas, columpios y zonas de esparcimiento. Si bien es un rincón para comer en plena naturaleza (recordad recoger toda la basura que generéis), también tenéis la opción de disfrutar de la gastronomía del lugar gracias a varios rincones. Por la zona del paraje de las Ermitas y la Saraella se puede comer en el Bar l´Ermita (especialidades en paella a leñas, carnes a la brasa y gazpachos); y en el Restaurante la Sal de la Romer. Lo más recomendable es que llaméis para reservar o ver si están abiertos en temporada o en la visita que hagáis. También tenéis la opción de disfrutar de una buena comida en la población, en Sáez Restaurante, donde fusionan cocina de autor y mediterránea gracias a sus menús degustación, una opción muy recomendable.
La Saraella
A 49 minutos en coche. Junto al paraje de las Ermitas de Vallada (Valencia), dos preciosas ermitas -la Ermita del Cristo, del S. XIX, y la Ermita de San Sebastián, de 1746- a unos minutos de la población y enclavadas en una zona natural (lugar donde también hay una gruta con una virgen de Lourdes), se encuentra el llamado paraje natural de la Saraella de Vallada, también conocido como de la Saladella. Allá, entre pinos y numerosa vegetación y fauna, el visitante puede disfrutar de un paseo por la Saraella, Penyó i Corda del Castell (SL El Penyó), un paisaje Kárstico espectacular donde se encuentra el Túnel del Sumidor y una corriente de agua salada única en la región -lugar donde el contraste de los yesos rojos, las calizas grises y el verde de la vegetación, confiere a esta zona una gran belleza-; o de la Saraella Llarga (PR-V El Tossal), la continuación natural del área de la Saraella en la que, en su recorrido, puede observarse la presencia de afloramientos paleontológicos de invertebrados marinos que indican el origen geológico de la región. Pero si algo llama poderosamente la atención del lugar, además del paraje natural y las ermitas cercanas, es que con la llegada del buen tiempo, sobre todo en verano, si buscas un destino de interior para pasar el día y darte un buen chapuzón, Vallada puede ser una buena elección gracias a su piscina de agua salada natural (sí, has leído bien). Y es que, queridos amigos, Vallada no solo es una opción senderista recomendable en distintas épocas del año, sobre todo gracias a recorridos como la subida al Castillo de Vallada y al Penyó o los distintos que pueden hacerse en la población, como el PR-CV 305 Els Molars; el SL-CV 87 Tarrassos; el SL-CV El Penyó; el PR-CV El Tossal; un tramo del GR-7; una pequeña parte del Camí de Santiago; o el GR-237 “Massís del Caroig”, sino que también es un destino atractivo para aquellos que buscan sol y montaña y la ya mencionada particularidad: una piscina de agua salada natural que, por normativa, está clorada. Lógicamente, aunque comúnmente la piscina es de agua salada natural, no siempre puede serlo, ya que siempre que las condiciones lo permitan (haya afloración salina), se llenará con el agua salada del río. Tal y como leemos desde el propio Ayuntamiento, “la presencia en la Saraella de una corriente de agua salada viene dada desde la surgencia de la Font de la Saraella hasta su desembocadura en el río Cànyoles, afluente del río Albaida. Esta elevada salinidad (40 gr/l.) se debe a que discurre por los materiales yesíferos y a la presencia de una lámina salina de halita antes de la surgencia. Agua que por supuesto no es potable, pero que tradicionalmente se le ha conferido ciertas propiedades dermatológicas. Desde el punto de vista biológico, hay que destacar la presencia en el medio acuático de un alga típica de zonas salobres próximas al mar (Enteromorpha intestinales) y muy rara en el interior”. En la zona hay una área recreativa que dispone de bancos y mesas, columpios y zonas de esparcimiento. Si bien es un rincón para comer en plena naturaleza (recordad recoger toda la basura que generéis), también tenéis la opción de disfrutar de la gastronomía del lugar gracias a varios rincones. Por la zona del paraje de las Ermitas y la Saraella se puede comer en el Bar l´Ermita (especialidades en paella a leñas, carnes a la brasa y gazpachos); y en el Restaurante la Sal de la Romer. Lo más recomendable es que llaméis para reservar o ver si están abiertos en temporada o en la visita que hagáis. También tenéis la opción de disfrutar de una buena comida en la población, en Sáez Restaurante, donde fusionan cocina de autor y mediterránea gracias a sus menús degustación, una opción muy recomendable.
A 52 minutos en coche. El Parque Natural del Turia, con una extensión de 4.692 hectáreas y una longitud de 35 kilómetros, además de conservar tramos de vegetación que constituyen un buen ejemplo del escaso y valioso bosque ripícola mediterráneo, dispone de diversas zonas de baño acondicionadas para el disfrute de todo aquel que busque darse un buen chapuzón. Diversas de estas zonas se encuentran en la localidad de Pedralba, donde el río Turia, a su paso por la población -muy cerquita- deja rincones con posibilidad de baño de entre los cuales destaca el que es conocido como el área recreativa de La Playeta -no confundir con la de Chelva-. Esta zona, a pesar de disponer de diversas mesas y bancos en la zona de pícnic, y algo de sombra gracias a los árboles que la rodean, carece de servicios necesarios o más ampliados como sí disponen otras piscinas naturales en Valencia para darse un baño en plena naturaleza. El acceso se puede realizar bien a pie -caminando a menos de un kilómetro desde la población- o en coche desde el propio casco urbano por el “Camino del Candilico”, el cual se accede desde la calle de la Acequia de Pedralba para girar por la calle plaza número 20 hasta llegar al río.
Pedralba
A 52 minutos en coche. El Parque Natural del Turia, con una extensión de 4.692 hectáreas y una longitud de 35 kilómetros, además de conservar tramos de vegetación que constituyen un buen ejemplo del escaso y valioso bosque ripícola mediterráneo, dispone de diversas zonas de baño acondicionadas para el disfrute de todo aquel que busque darse un buen chapuzón. Diversas de estas zonas se encuentran en la localidad de Pedralba, donde el río Turia, a su paso por la población -muy cerquita- deja rincones con posibilidad de baño de entre los cuales destaca el que es conocido como el área recreativa de La Playeta -no confundir con la de Chelva-. Esta zona, a pesar de disponer de diversas mesas y bancos en la zona de pícnic, y algo de sombra gracias a los árboles que la rodean, carece de servicios necesarios o más ampliados como sí disponen otras piscinas naturales en Valencia para darse un baño en plena naturaleza. El acceso se puede realizar bien a pie -caminando a menos de un kilómetro desde la población- o en coche desde el propio casco urbano por el “Camino del Candilico”, el cual se accede desde la calle de la Acequia de Pedralba para girar por la calle plaza número 20 hasta llegar al río.
A 41 minutos en coche. A pesar de que la Cueva de Turche, también llamada Cueva Turche -sin el “de”-, es uno de los rincones más bonitos de Buñol, la población tiene numerosos encantos dignos de visita, como su precioso castillo, único en la Comunidad Valenciana por ser uno de los pocos que se mantienen habitados. Pero para muchos, el protagonista de nuestro artículo es el más bonito, y a la vez el más visitado, de Buñol, un precioso paraje visitable en cualquier época del año, un rincón muy especial que cambia dependiendo de la época. Resulta que en primavera y verano sirve como zona de baño cuando aprieta el calor; y en otras estaciones, de agradable paseo en plena naturaleza para realizar senderismo en temporada más adecuada y lluviosa, donde el rumor del agua os acompañará, especialmente, tras lluvias abundantes. La Cueva Turche, la cual está localizada en el margen derecho del río Juanes -a muy poquitos metros de la población de Buñol-, es un conjunto geológico que da fuerza al paisaje de la comarca, formando un lago enmarcado en un gran anfiteatro de roca que sorprenderá al visitante. Lo cierto es que, en realidad, se trata de una colina que en su día se hundió formando un hueco en la tierra que se comunica con el exterior. Si ya de por sí el lugar es espectacular, mucho más lo es en determinadas épocas, pues cuando existen abundantes lluvias, podremos disfrutar de la cascada que cae con una altura de 60 metros. En cuanto al tipo de roqueado, se trata de rocas calizas, pudiéndose distinguir en la parte superior izquierda la roca madre con más de 70 millones de años, y el resto de rocas con una formación más reciente de 30 millones de años aproximadamente. El lugar, a pesar de su fácil acceso a pie y de disponer mesas y bancos de ladrillo junto a la cascada, no dispone de mucha zona de aparcamiento (de hecho, está prohibido), pues tan solo hay hueco para aparcar 4 o 5 coches contados -ya os podéis imaginar que en verano es bastante difícil aparcar-. En en el resto de la zona, hay varias placas de prohibido estacionamiento, por lo que si aparcáis mal os exponéis a que os multen -otra opción sería aparcar en la calle de la Hoya del pueblo de Buñol y andar un ratito-. Por último, os pedimos respeto por el entorno y la Cueva Turche, si generáis residuos recogedlos y llevadlos a otro lugar, dado que existen pocas papeleras -tan solo vimos una y en mal estado-, además de que no existen aseos, siendo un lugar casi virgen al que no se puede acceder en coche -una barrera que corta el paso-.
Cueva Turche
A 41 minutos en coche. A pesar de que la Cueva de Turche, también llamada Cueva Turche -sin el “de”-, es uno de los rincones más bonitos de Buñol, la población tiene numerosos encantos dignos de visita, como su precioso castillo, único en la Comunidad Valenciana por ser uno de los pocos que se mantienen habitados. Pero para muchos, el protagonista de nuestro artículo es el más bonito, y a la vez el más visitado, de Buñol, un precioso paraje visitable en cualquier época del año, un rincón muy especial que cambia dependiendo de la época. Resulta que en primavera y verano sirve como zona de baño cuando aprieta el calor; y en otras estaciones, de agradable paseo en plena naturaleza para realizar senderismo en temporada más adecuada y lluviosa, donde el rumor del agua os acompañará, especialmente, tras lluvias abundantes. La Cueva Turche, la cual está localizada en el margen derecho del río Juanes -a muy poquitos metros de la población de Buñol-, es un conjunto geológico que da fuerza al paisaje de la comarca, formando un lago enmarcado en un gran anfiteatro de roca que sorprenderá al visitante. Lo cierto es que, en realidad, se trata de una colina que en su día se hundió formando un hueco en la tierra que se comunica con el exterior. Si ya de por sí el lugar es espectacular, mucho más lo es en determinadas épocas, pues cuando existen abundantes lluvias, podremos disfrutar de la cascada que cae con una altura de 60 metros. En cuanto al tipo de roqueado, se trata de rocas calizas, pudiéndose distinguir en la parte superior izquierda la roca madre con más de 70 millones de años, y el resto de rocas con una formación más reciente de 30 millones de años aproximadamente. El lugar, a pesar de su fácil acceso a pie y de disponer mesas y bancos de ladrillo junto a la cascada, no dispone de mucha zona de aparcamiento (de hecho, está prohibido), pues tan solo hay hueco para aparcar 4 o 5 coches contados -ya os podéis imaginar que en verano es bastante difícil aparcar-. En en el resto de la zona, hay varias placas de prohibido estacionamiento, por lo que si aparcáis mal os exponéis a que os multen -otra opción sería aparcar en la calle de la Hoya del pueblo de Buñol y andar un ratito-. Por último, os pedimos respeto por el entorno y la Cueva Turche, si generáis residuos recogedlos y llevadlos a otro lugar, dado que existen pocas papeleras -tan solo vimos una y en mal estado-, además de que no existen aseos, siendo un lugar casi virgen al que no se puede acceder en coche -una barrera que corta el paso-.
A 1 hora y 30 minutos. Si hay una zona donde disfrutar al máximo de una de las mejores piscinas naturales de la Comunidad Valenciana, ese lugar, sin duda alguna, está en Bicorp (Valencia). Hablamos del río Fraile, considerado como uno de los parajes más hermosos del Macizo del Caroig que posee bosques de río frondosos con una hermosa masa forestal de pinos rodenos y carrascos, además de un gran número de plantas aromáticas, lo que le convierte en un entorno único de gran valor paisajístico y medioambiental. El gran atractivo del río Fraile es realizar la ruta del agua, un recorrido lleno de pozas para el baño y de interesantes puntos dignos de fotografía. Si bien se puede realizar la ruta del agua del río Fraile desde Los Botijos, lugar desde donde comienza el descenso del río Fraile, existe otra posibilidad para hacer una parte de esta ruta: la parte de abajo del río Fraile. La preciosa ruta de la parte de abajo del río Fraile se inicia en Ibles (zona montañosa de Bicorp), junto al charco Peña Cortá, lugar donde dejamos el coche. Para llegar hasta este punto, tenéis que tener como referencia el pueblo de Bicorp o la salida en ascenso que hay antes de llegar al pueblo desde Quesa, una salida con un gran cartel del ecomuseo de Bicorp (en este punto, tomaréis la carretera de la izquierda). Desde esa carretera, siempre iréis en dirección Agroturismo Los Botijos o Benefetal, buscando el río Fraile. No llegaremos hasta Los Botijos, puesto que si lo hiciésemos tendríamos que hacer el descenso, y en este caso se quiere hacer la parte baja. Por ello, tenéis que tomar una salida que hay a la izquierda en la carretera. En la salida, justo antes, veréis un cartel que pone “aprovechamiento de setas. Prohibido recolectar sin autorización”. Pararemos nuestro coche hasta llegar al siguiente punto, el llamado Charco Peña Cortá, y lo dejaremos justo antes de cruzar el río, para ya iniciar el recorrido a pie. El trayecto puede durar poco más de 3 horas, con paradas para el baño y hacer fotografías. Desde este punto, nos adentramos en un paraje por el que alternaremos sendero y río, por lo que es más que recomendable que llevéis calzado de montaña para mojaros constantemente (en varios puntos os podréis bañar, pero recordad que para poder seguir la ruta tendréis que nadar y mojaros más de una vez, por lo que es recomendable llevar una bolsa estanca para meter el móvil, las llaves, etcétera). La ruta pasa junto a numerosos puntos de baño del río Fraile, además de lugares como la casa cueva de Ibles, el castillo y estrecho de Ibles (no es castillo, sino que se le llama así a un trozo montañoso); el toll dels Gamellons; el barranco de los Cinco Cántaros y el del Carrascalet (no se recorren, sino que se pasa junto a ellos para coger un sendero de ascenso); y la Casa de Los Picantes y el cercano Charco Los Picantes. Después de una larga caminata, al regresar al coche, lo mejor es ir a reponer fuerzas al bar de la piscina o al de la entrada del pueblo. La ruta no se recomienda para ir con niños, personas sensibles al calor o poco entrenadas, por ser una ruta de cierta dureza y de la larga duración. Todo lo que llevéis es susceptible de mojarse, ya que hay zonas que se deben de cruzar a nada y no a pie, por lo que es recomendable llevar lo justo o llevar bolsa estanca (no os olvidéis de agua, algo de comida, protección para la piel y algún móvil con la batería cargada, por si os perdéis).
Aparcamiento Rio Fraile
A 1 hora y 30 minutos. Si hay una zona donde disfrutar al máximo de una de las mejores piscinas naturales de la Comunidad Valenciana, ese lugar, sin duda alguna, está en Bicorp (Valencia). Hablamos del río Fraile, considerado como uno de los parajes más hermosos del Macizo del Caroig que posee bosques de río frondosos con una hermosa masa forestal de pinos rodenos y carrascos, además de un gran número de plantas aromáticas, lo que le convierte en un entorno único de gran valor paisajístico y medioambiental. El gran atractivo del río Fraile es realizar la ruta del agua, un recorrido lleno de pozas para el baño y de interesantes puntos dignos de fotografía. Si bien se puede realizar la ruta del agua del río Fraile desde Los Botijos, lugar desde donde comienza el descenso del río Fraile, existe otra posibilidad para hacer una parte de esta ruta: la parte de abajo del río Fraile. La preciosa ruta de la parte de abajo del río Fraile se inicia en Ibles (zona montañosa de Bicorp), junto al charco Peña Cortá, lugar donde dejamos el coche. Para llegar hasta este punto, tenéis que tener como referencia el pueblo de Bicorp o la salida en ascenso que hay antes de llegar al pueblo desde Quesa, una salida con un gran cartel del ecomuseo de Bicorp (en este punto, tomaréis la carretera de la izquierda). Desde esa carretera, siempre iréis en dirección Agroturismo Los Botijos o Benefetal, buscando el río Fraile. No llegaremos hasta Los Botijos, puesto que si lo hiciésemos tendríamos que hacer el descenso, y en este caso se quiere hacer la parte baja. Por ello, tenéis que tomar una salida que hay a la izquierda en la carretera. En la salida, justo antes, veréis un cartel que pone “aprovechamiento de setas. Prohibido recolectar sin autorización”. Pararemos nuestro coche hasta llegar al siguiente punto, el llamado Charco Peña Cortá, y lo dejaremos justo antes de cruzar el río, para ya iniciar el recorrido a pie. El trayecto puede durar poco más de 3 horas, con paradas para el baño y hacer fotografías. Desde este punto, nos adentramos en un paraje por el que alternaremos sendero y río, por lo que es más que recomendable que llevéis calzado de montaña para mojaros constantemente (en varios puntos os podréis bañar, pero recordad que para poder seguir la ruta tendréis que nadar y mojaros más de una vez, por lo que es recomendable llevar una bolsa estanca para meter el móvil, las llaves, etcétera). La ruta pasa junto a numerosos puntos de baño del río Fraile, además de lugares como la casa cueva de Ibles, el castillo y estrecho de Ibles (no es castillo, sino que se le llama así a un trozo montañoso); el toll dels Gamellons; el barranco de los Cinco Cántaros y el del Carrascalet (no se recorren, sino que se pasa junto a ellos para coger un sendero de ascenso); y la Casa de Los Picantes y el cercano Charco Los Picantes. Después de una larga caminata, al regresar al coche, lo mejor es ir a reponer fuerzas al bar de la piscina o al de la entrada del pueblo. La ruta no se recomienda para ir con niños, personas sensibles al calor o poco entrenadas, por ser una ruta de cierta dureza y de la larga duración. Todo lo que llevéis es susceptible de mojarse, ya que hay zonas que se deben de cruzar a nada y no a pie, por lo que es recomendable llevar lo justo o llevar bolsa estanca (no os olvidéis de agua, algo de comida, protección para la piel y algún móvil con la batería cargada, por si os perdéis).
A 1 hora y 22 minutos en coche. La Playeta es un paraje singular del río de Chelva -situada en la población de Chelva-, cuyas cascadas y remanso se convierten en una zona tradicional de baño que recibe su nombre de la arena de arrastre acumulada en la orilla. Junto a ella pueden encontrarse un par de mesas de madera con sillas -fijadas- para descansar y comer y, muy cerquita, al otro extremo del río, un merendero y área recreativa cuya zona es más grande para el disfrute de los visitantes. Cabe decir que esta zona es perfecta para pasar el día, pues además de podernos refrescar en el río, pasear por la preciosa ruta del agua, realizar diversos senderos desde este punto o simplemente desconectar en plena naturaleza, encontraremos mesas de pícnic con con árboles que dan sombra, paelleros y lugar habilitado para hacer una barbacoa, un parque infantil para peques, aseos… El encajonamiento del río aguas arriba con la abundante vegetación configuran zonas de extrema belleza que revelan la toponimia andalusí: Olinches, la Mozaira, Orán… Destaca que en las inmediaciones encontramos los restos de un antiguo molino de época medieval cuyo aprovechamiento fue continuado hasta mediados del siglo XX. Dicho molino bautiza la zona: área recreativa Molino Puerto. También podemos encontrar en la zona los restos del “Molino del Peludo”, ingenio de molinería hidráulica que alimentó la primera central eléctrica de Chelva en la presa situada en la Playeta. Junto a esta última existe un camino de ascenso que conduce -a unos pocos minutos- al denominado “Paso de Olinches”, un túnel excavado en la roca por el que discurría el agua desde la presa de Olinches, tramo final de la ruta, hasta el denominado salto de la Luz, donde se ubicó la última central eléctrica que funcionó hasta 1981. La playeta forma parte de la Ruta del Agua de Chelva, un precioso y tranquilo recorrido junto a las aguas cristalinas del río de Chelva, así como numerosos manantiales, fuentes y lavaderos -es un trazado circular que combina cultura y naturaleza durante unas tres horas de duración-. Destaca también en la zona el complejo sistema de regadio de la huerta histórica, declarado Bien de Interés Cultural.
La playeta, Chelva
A 1 hora y 22 minutos en coche. La Playeta es un paraje singular del río de Chelva -situada en la población de Chelva-, cuyas cascadas y remanso se convierten en una zona tradicional de baño que recibe su nombre de la arena de arrastre acumulada en la orilla. Junto a ella pueden encontrarse un par de mesas de madera con sillas -fijadas- para descansar y comer y, muy cerquita, al otro extremo del río, un merendero y área recreativa cuya zona es más grande para el disfrute de los visitantes. Cabe decir que esta zona es perfecta para pasar el día, pues además de podernos refrescar en el río, pasear por la preciosa ruta del agua, realizar diversos senderos desde este punto o simplemente desconectar en plena naturaleza, encontraremos mesas de pícnic con con árboles que dan sombra, paelleros y lugar habilitado para hacer una barbacoa, un parque infantil para peques, aseos… El encajonamiento del río aguas arriba con la abundante vegetación configuran zonas de extrema belleza que revelan la toponimia andalusí: Olinches, la Mozaira, Orán… Destaca que en las inmediaciones encontramos los restos de un antiguo molino de época medieval cuyo aprovechamiento fue continuado hasta mediados del siglo XX. Dicho molino bautiza la zona: área recreativa Molino Puerto. También podemos encontrar en la zona los restos del “Molino del Peludo”, ingenio de molinería hidráulica que alimentó la primera central eléctrica de Chelva en la presa situada en la Playeta. Junto a esta última existe un camino de ascenso que conduce -a unos pocos minutos- al denominado “Paso de Olinches”, un túnel excavado en la roca por el que discurría el agua desde la presa de Olinches, tramo final de la ruta, hasta el denominado salto de la Luz, donde se ubicó la última central eléctrica que funcionó hasta 1981. La playeta forma parte de la Ruta del Agua de Chelva, un precioso y tranquilo recorrido junto a las aguas cristalinas del río de Chelva, así como numerosos manantiales, fuentes y lavaderos -es un trazado circular que combina cultura y naturaleza durante unas tres horas de duración-. Destaca también en la zona el complejo sistema de regadio de la huerta histórica, declarado Bien de Interés Cultural.
A 54 minutos en coche. El Pou Clar, ubicado en Ontinyent (Valencia), es un verdadero tesoro y monumento natural. Este paraje fluvial es, sin duda alguna, el más importante del municipio, el cual alberga importantes valores naturales y paisajísticos. El río Clariano, que nace allí mismo, configura en sus primeros metros un recorrido de pozos excavados por el agua sobre roca calcárea conformando un paisaje bien singular de formas redondeadas y de tranquilas láminas de agua, conformando una piscina natural de bella estampa. La fuerte vinculación de este paraje con los ontinyentins y ontinyentines ha hecho que cada pozo tenga un nombre, que de arriba a abajo se llaman “Pou dels Esclaus”, ”Pou Clar”, “Pou Gelat”, “Pou de la Reixa”, “Pou Fosc” y “Pou dels Cavalls”. La buena accesibilidad al lugar os permitirá caminar por su ribera gozando del contraste de los colores de la roca, el agua y las adelfas, y también de un baño revitalizante en verano en las aguas más frescas de los alrededores. Las pozas y remansos del río Clariano, a su paso por esta zona, son todo un espectáculo para los visitantes, quienes podrán disfrutar de las aguas congeladas del río y de zonas para poder saltar al agua gracias a los trampolines naturales formados por las piedras del lugar, siendo algunos de estos saltos de una altura considerable (solo apto para los más atrevidos). Si vamos con el vehículo, el Pou Clar está situado a la salida de Ontinyent en dirección a Bocairent, tomando la carretera CV-81, a unos 2 km. del núcleo urbano encontraremos el cruce de la carretera en dirección a Fontanars dels Alforins. Justo en este punto hay un aparcamiento de vehículos desde donde se accede al paraje. Para quienes opten por ir a pie o en bicicleta, se tiene que tomar el camino del Llombo (en la calle con el mismo nombre que hay en la población de Ontinyent). Este camino se atraviesa por la ronda Oeste desde donde continuaremos hasta llegar a la “fàbrica de l’Alba”. En este punto tenéis que desviaros a la derecha hasta encontrar la “senda de l’Alba”, que por el lado de la casa del mismo nombre os llevará al Pou Clar envueltos de algarrobos, pitas y el perfil de barranco. Este recorrido no está señalizado. Este paraje esta muy próximo (500 metros) al inicio del sendero PR V-121 que llega al núcleo urbano de Bocairent (está considerado uno de los pueblos más bonitos de la Comunidad Valenciana) en menos de una hora. También podemos pasear por este sendero hasta el punto que queramos, envueltos de las peñas, los molinos, la vegetación y el ocasional ruido de agua del barranc dels Tarongers. Des del Pou dels Cavalls en la parte más inferior del paraje, podemos tomar unas escaleras que nos llevaran a la pineda de Galindo, un paraje con mesas debajo de pinos y carrascas y agua potable donde merendar o comer.
Pou Clar
A 54 minutos en coche. El Pou Clar, ubicado en Ontinyent (Valencia), es un verdadero tesoro y monumento natural. Este paraje fluvial es, sin duda alguna, el más importante del municipio, el cual alberga importantes valores naturales y paisajísticos. El río Clariano, que nace allí mismo, configura en sus primeros metros un recorrido de pozos excavados por el agua sobre roca calcárea conformando un paisaje bien singular de formas redondeadas y de tranquilas láminas de agua, conformando una piscina natural de bella estampa. La fuerte vinculación de este paraje con los ontinyentins y ontinyentines ha hecho que cada pozo tenga un nombre, que de arriba a abajo se llaman “Pou dels Esclaus”, ”Pou Clar”, “Pou Gelat”, “Pou de la Reixa”, “Pou Fosc” y “Pou dels Cavalls”. La buena accesibilidad al lugar os permitirá caminar por su ribera gozando del contraste de los colores de la roca, el agua y las adelfas, y también de un baño revitalizante en verano en las aguas más frescas de los alrededores. Las pozas y remansos del río Clariano, a su paso por esta zona, son todo un espectáculo para los visitantes, quienes podrán disfrutar de las aguas congeladas del río y de zonas para poder saltar al agua gracias a los trampolines naturales formados por las piedras del lugar, siendo algunos de estos saltos de una altura considerable (solo apto para los más atrevidos). Si vamos con el vehículo, el Pou Clar está situado a la salida de Ontinyent en dirección a Bocairent, tomando la carretera CV-81, a unos 2 km. del núcleo urbano encontraremos el cruce de la carretera en dirección a Fontanars dels Alforins. Justo en este punto hay un aparcamiento de vehículos desde donde se accede al paraje. Para quienes opten por ir a pie o en bicicleta, se tiene que tomar el camino del Llombo (en la calle con el mismo nombre que hay en la población de Ontinyent). Este camino se atraviesa por la ronda Oeste desde donde continuaremos hasta llegar a la “fàbrica de l’Alba”. En este punto tenéis que desviaros a la derecha hasta encontrar la “senda de l’Alba”, que por el lado de la casa del mismo nombre os llevará al Pou Clar envueltos de algarrobos, pitas y el perfil de barranco. Este recorrido no está señalizado. Este paraje esta muy próximo (500 metros) al inicio del sendero PR V-121 que llega al núcleo urbano de Bocairent (está considerado uno de los pueblos más bonitos de la Comunidad Valenciana) en menos de una hora. También podemos pasear por este sendero hasta el punto que queramos, envueltos de las peñas, los molinos, la vegetación y el ocasional ruido de agua del barranc dels Tarongers. Des del Pou dels Cavalls en la parte más inferior del paraje, podemos tomar unas escaleras que nos llevaran a la pineda de Galindo, un paraje con mesas debajo de pinos y carrascas y agua potable donde merendar o comer.
A 43 minutos en coche. Os proponemos un plan totalmente diferente: Aquopolis Cullera es un parque acuático de Valencia, donde podrás disfrutar de una experiencia increíble con amigos o en familia. El parque acuático Aquopolis Cullera está situado en la localidad de Cullera a 2 minutos del centro urbano.
13
locals raden deze aan
Aquopolis
13
locals raden deze aan
A 43 minutos en coche. Os proponemos un plan totalmente diferente: Aquopolis Cullera es un parque acuático de Valencia, donde podrás disfrutar de una experiencia increíble con amigos o en familia. El parque acuático Aquopolis Cullera está situado en la localidad de Cullera a 2 minutos del centro urbano.
Aventura y diversión
¿Eres una persona que le van las emociones fuertes? Te proponemos una serie de actividades como rafting, escalada, espeleología, piragüismo, paseos a caballo... Esta es sólo una representación de las muchas empresas que se dedican a este tipo de actividades. Encontrarás muchas más en la red.
A 1 hora y 48 minutos en coche. Esta empresa se dedica a organizar diferentes actividades de aventura: rafting, piraguas, barranco acuático, pero también rutas a caballo, espeleología, barranquismo... Para los más aventureros!
Turiaventura
1 Cuesta de la Plaza
A 1 hora y 48 minutos en coche. Esta empresa se dedica a organizar diferentes actividades de aventura: rafting, piraguas, barranco acuático, pero también rutas a caballo, espeleología, barranquismo... Para los más aventureros!
A 1 hora y 12 minutos en coche. Es una empresa Multiaventura y de Turismo Activo formada por profesionales del mundo del turismo activo con una larga trayectoria tanto en la práctica deportiva como en la gestión de empresas de actividades en el entorno rural. Su objetivo es acercar los deportes extremos, las Actividades Multiaventura, el ocio y tiempo libre, a todos los públicos: jóvenes, discapacitados, familias con niños, escolares...y por ello, su equipo es experto en cada una de las materias: Rafting, Kayak, BLOB-JUMPING, Barranquismo, Paintball, Canoas y Circuito Multiaventura. Garantizan la máxima seguridad en todas las actividades de riesgo, materiales de calidad y supervisión en todo momento. Además, AIGUAROCA ofrece unos precios asequibles y diferentes paquetes de actividades. AIGUAROCA trabaja en el entorno del Parque Natural Hoces del Cabriel desde 2005. Su experiencia profesional en el Turismo Activo y Actividades Multiaventura se remonta a muchos años atrás como trabajadores del sector Multiaventura, lo que les da una visión más amplia y un mejor saber hacer para desarrollar todas sus actividades. Disfruta de unas vacaciones diferentes, una escapada en familia o con amigos, de la forma más fácil, económica y divertida.
Aiguaroca adventure sports
A 1 hora y 12 minutos en coche. Es una empresa Multiaventura y de Turismo Activo formada por profesionales del mundo del turismo activo con una larga trayectoria tanto en la práctica deportiva como en la gestión de empresas de actividades en el entorno rural. Su objetivo es acercar los deportes extremos, las Actividades Multiaventura, el ocio y tiempo libre, a todos los públicos: jóvenes, discapacitados, familias con niños, escolares...y por ello, su equipo es experto en cada una de las materias: Rafting, Kayak, BLOB-JUMPING, Barranquismo, Paintball, Canoas y Circuito Multiaventura. Garantizan la máxima seguridad en todas las actividades de riesgo, materiales de calidad y supervisión en todo momento. Además, AIGUAROCA ofrece unos precios asequibles y diferentes paquetes de actividades. AIGUAROCA trabaja en el entorno del Parque Natural Hoces del Cabriel desde 2005. Su experiencia profesional en el Turismo Activo y Actividades Multiaventura se remonta a muchos años atrás como trabajadores del sector Multiaventura, lo que les da una visión más amplia y un mejor saber hacer para desarrollar todas sus actividades. Disfruta de unas vacaciones diferentes, una escapada en familia o con amigos, de la forma más fácil, económica y divertida.
A 1 hora en coche. Al igual que las anteriores, se trata de una empresa que se dedica a organizar actividades de aventura, tanto relacionadas con el agua (rafting, canoa, piraguamismo, descenso de barrancos, etc.), como otras muchas como espeleología, puenting, senderismo, etc.
HOCESVENTURA
44 Calle San Ildefonso
A 1 hora en coche. Al igual que las anteriores, se trata de una empresa que se dedica a organizar actividades de aventura, tanto relacionadas con el agua (rafting, canoa, piraguamismo, descenso de barrancos, etc.), como otras muchas como espeleología, puenting, senderismo, etc.
A 1 hora y 27 minutos en coche. Se trata de un parque temático con mucha variedad de atracciones y espectáculos. La diversión está garantizada. Descubre las antiguas civilizaciones del Mediterráneo en Terra Mítica, Benidorm, el parque temático y de atracciones que te hará viajar directamente a la historia de Grecia, Egipto y Roma. Terra Mítica te hará disfrutar de tus mejores días del verano, con espectáculos y atracciones que te emocionarán y harán subir tus niveles de adrenalina. Puedes también aprovechar para visitar los parques de Mundomar, Aqualandia o Terra Natura, todos ellos en Benidorm.
153
locals raden deze aan
Terra Mítica
s/n Partida del Moralet
153
locals raden deze aan
A 1 hora y 27 minutos en coche. Se trata de un parque temático con mucha variedad de atracciones y espectáculos. La diversión está garantizada. Descubre las antiguas civilizaciones del Mediterráneo en Terra Mítica, Benidorm, el parque temático y de atracciones que te hará viajar directamente a la historia de Grecia, Egipto y Roma. Terra Mítica te hará disfrutar de tus mejores días del verano, con espectáculos y atracciones que te emocionarán y harán subir tus niveles de adrenalina. Puedes también aprovechar para visitar los parques de Mundomar, Aqualandia o Terra Natura, todos ellos en Benidorm.